Un reclamo de la afición en Pinar del Río

Con la retransmisión por el Canal Tele Rebelde de juegos de béisbol, considerados antológicos dentro de la historia de la pelota revolucionaria, la afición pinareña no ha podido disfrutar de algunos de sus triunfos más sonados como la llamada Serie de Oro o el más reciente: la corona de la 53 campaña.

Tampoco los éxitos de antaño de las novenas verdes, aquellos de los Vegueros de José Miguel Pineda y Jorge Fuentes, o el Pinar de 1998, dirigido por Alfonso Urquiola; parece que a los equipos vueltabajeros, único territorio que presume la corona de una Serie del Caribe luego de 1960, el calificativo de mediático no le cabe.

En ese sentido, la afición de la más occidental de las provincias reclama volver a ver sus momentos de gloria, algo totalmente justo cuando se trata de la tierra de Omar Linares, Luis Giraldo Casanova, Pedro Luis Lazo, Rogelio García o Jesús Guerra, entre otros nombres de alta relevancia dentro de la historia del deporte nacional.

No pocos seguidores elaboran teorías conspirativas acerca del poco agrado que han merecido las diferentes versiones vueltabajeras y hasta se refieren a que no existen los materiales que muestran los títulos de Pinar del Río, ni siquiera los obtenidos en este siglo, algo que hasta pudiera darse por cierto a juzgar por la poca mención de que son objeto en los espacios deportivos de la televisión cubana.

Para colmo de males, sí se difundió en días anteriores un partido correspondiente a la final de la 55 temporada del béisbol cubano, cuando nuestros representantes fracasaron, inexplicablemente, luego de tres victorias seguidas, en el séptimo juego ante unos tigres avileños que parecían al borde del precipicio ante los dirigidos, en esa ocasión, por Jorge Ricardo Gallardo.

Un amigo me habla del buen gusto que se debe poseer para elegir qué materiales deportivos transmitir en la actualidad, con el objetivo de no caer en repeticiones de historias que sucedieron cercanas en el tiempo y del tacto para dedicarle a cada campeón su homenaje, porque como reza la vieja sentencia «al César, lo que es del César».

Sin embargo, todo indica que hay momentos que se consideran de mayor impacto por los decisores de Tele Rebelde, o incluso por qué no de mayor trascendencia para la historia de nuestra pelota, como el famoso cuadrangular de Ariel Pestano ante el Matanzas de Víctor Mesa en el 2013, repetido una y otra vez en los programas dedicados a la retrospectiva.

Entonces, dónde está el peso simbólico que debe tener el éxito pinareño justo cuando se cumplían 50 años de pelota revolucionaria o la espectacular victoria ante los propios yumurinos en 2014 o la actuación del derecho Yosvani Torres en el Hiram Bithorn de San Juan, Puerto Rico, en 2015.

Ya algunos se preguntan ¿si hubiera sido Industriales o Santiago el campeón en la Serie del Caribe, cuántas veces se refrendaría ese capítulo de nuestro deporte nacional? o si en vez de los representantes de la tierra del mejor tabaco del mundo los que tuvieran 10 campeonatos nacionales en sus vitrinas fueran los holguineros, qué actitud se asumiera por nuestro canal de difusión deportiva.

Esperemos que próximamente, por el respeto a la afición pinareña y a la historia grabada en los diamantes por las generaciones de peloteros de esta parte de la geografía cubana, se transmita, por fin, algún programa como tributo a nuestra representación.