Tabacaleros consolareños contribuyen a la sostenibilidad desde varios frentes

Bajo el principio de que lo fundamental en la presente etapa de la campaña tabacalera y en las condiciones actuales, es mantener el ritmo de trabajo, la Empresa Integral de Tabaco de Consolación del Sur ha recolectado hasta la fecha 5 800 000 cujes de los más de seis millones esperados en el Virginia, el Burley y el tapado.

Joel Hernández Acosta, director de la entidad, afirmó que las hojas que quedan en el campo, tanto del Virginia como vega de segunda deben tener buen rendimiento debido a las condiciones climatológicas y la atención de los campesinos, lo que representa una garantía en la sostenibilidad de la actividad tabacalera en la provincia Pinar del Río.

“El beneficio del tabaco en las escogidas y despalillos no se ha detenido, a pesar de la situación que atraviesa el país. Todos los vinculados a estas actividades trabajan para cumplir las más de 3 300 toneladas de beneficio y las 325 de despalillo para el año”, comentó.

El directivo señaló como aspecto muy positivo del comportamiento de esta campaña el hecho de que el Virginia cuenta ya con el beneficio de 150 de las 300 toneladas a producir en este periodo; un tratamiento que, dijo, “tiene su reflejo en la obtención de aproximadamente el 15 por ciento de las hojas con calidad de primera, en cumplimiento a las exigencias que impone la fábrica de cigarrillo ubicada en la Zona Especial de Desarrollo Mariel”.

Entre los aportes realizados por la empresa con su labor ininterrumpida, destaca también el ahorro de los portadores energéticos que ya asciende a 102 000 litros de petróleo hasta el mes de abril, destinado a la cura controlada en campañas anteriores y que hoy ingresan al Sistema Energético Nacional para otras funciones.

“El uso de la biomasa en las 54 casas de cura controlada con que cuenta el municipio ha permitido una optimización del empleo de los combustibles fósiles; mientras se prevé el emplazamiento de más cámaras en el Punto de Santa Clara para la cura del Virginia y se prepara la instalación de un parque fotovoltaico en el área, para utilizar la energía solar en el funcionamiento de las 10 cámaras instaladas el pasado diciembre”, puntualizó. Como parte de la estrategia del país en la potenciación de la siembra de alimentos de ciclo corto, destacó el directivo que más de 160 hectáreas liberadas del tabaco Virginia, ahora sirven de suelos fértiles para el cultivo de boniato, berenjena y maíz, “lo que constituye un modesto aporte al autoabastecimiento municipal”.