Siria denuncia que sanciones impiden combatir el coronavirus

El embajador de Damasco ante las Naciones Unidas en Ginebra, Hossam Addin Ala, exigió el levantamiento de las medidas coercitivas contra su país en una carta dirigida a la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Siria denunció que las medidas coercitivas unilaterales e ilegales aplicadas en su contra constituyen una violación de los derechos humanos y obstaculizan los esfuerzos para enfrentar la propagación de la Covid-19.

Así lo manifestó el embajador de ese país ante las Naciones Unidas en Ginebra, Hossam Addin Ala, en una carta dirigida a la alta comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

El diplomático manifestó que las medidas restrictivas impuestas a Damasco obstaculizan la aplicación de medidas preventivas y la protección a la población.

Asimismo, reiteró que las sanciones entorpecen la adquisición de insumos para brindar servicios de investigación para diagnosticar casos de la Covid-19, así como ofrecer atención médica a los contagiados.

“La insistencia de Estados Unidos y la Unión Europea en recurrir a esas medidas ilegales e inmorales viola los derechos humanos e impide la implementación de los objetivos de fomento de 2030 y los esfuerzos para el desarrollo sostenible”, indicó Addin Ala.

Siria ha urgido en reiteradas ocasiones que se levanten las sanciones internacionales en su contra y contra otros países, que ven limitados sus esfuerzos de contención del Sars-Cov-2.

Finalmente, el embajador llamó la atención sobre el impacto de la pandemia en los Altos del Golán, territorio ocupado por Israel, y denunció que Tel Aviv no cubre las necesidades médicas necesarias para proteger a los sirios que radican en esa región.