Actualizado 12 / 11 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Algunas partes de nuestro cuerpo sudan “a chorros”

Algunas partes de nuestro cuerpo sudan “a chorros”

A veces en el momento o en el lugar más inconveniente, las axilas de Miriam sudaban sin control. Lo mismo daba que estuviera sentada o trabajando, que hiciera frío o calor; el sudor la traicionaba y empapaba la ropa justo debajo de la coyuntura de sus antebrazos.

¿Te ha pasado algo parecido a ti también? ¿En ocasiones te sudan en exceso las palmas de las manos, las plantas de los pies, las ingles o el rostro?

Si esto te sucede, tu malestar tiene nombre: hiperhidrosis, un aumento en la producción y secreción de sudor en cantidades superiores a las que el cuerpo necesita para su termorregulación.

Existen diferentes tipos, en dependencia de sus causas y localización, así explican los autores españoles de la investigación Actualización en hiperhidrosis focal primaria.

“Puede clasificarse en función de su etiología, hablando de hiperhidrosis primaria (HP) o idiopática e hiperhidrosis secundaria, esta última puede estar originada por trastornos neurológicos, endocrinos, infecciosos, tumorales y por múltiples fármacos como los opioides, ciertos AINEs, antidepresivos, calcioantagonistas o quimioterápicos. También se clasifica en función de su localización hablando entonces de hiperhidrosis generalizada e hiperhidrosis localizada”.

En el caso particular de la localizada o primaria, -como también se le conoce- generalmente afecta las manos (hiperhidrosis palmar), los pies (hiperhidrosis plantar), las axilas (hiperhidrosis axilar) y la región craneofacial (hiperhidrosis craneofacial).

A criterio del investigador peruano, Gustavo Salinas Sedo, y de los especialistas cubanos, José Manuel Hernández Gutiérrez y Josefina Nodal Ortega, este trastorno tiene características propias: aparece desde la infancia, no tiene causa demostrable, no obedece directamente al calor, no responde estrictamente a la regulación metabólica (agua o electrolitos), no regula temperatura, tiende a exacerbarse con el stress, es desproporcionada e independiente al resto del cuerpo y focalizada y simétrica en las zonas afectadas, las que gotean, se tornan frías y pegajosas.

Acerca de las causas que la desencadenan, plantean estos expertos que la hiperhidrosis localizada no tiene causa aparente que la origine y de ahí que se le conozca como esencial o primaria.

“Se esgrimen varias teorías, y la más aceptada plantea una actividad aumentada en un área de la corteza cerebral conocida como centro del sudor. Para otros, el sitio que genera el estímulo parte de un área situada en el hipocampo, aunque, de cualquier forma, ese estímulo llega por vía simpática a las glándulas sudoríparas de la zona afectada, para provocar aumento de la producción y excreción de sudor. Se ha visto una tendencia familiar, por lo que se cree que algún factor hereditario, no bien estudiado, debe tener participación”.

No obstante, en su investigación Hiperhidrosis esencial, recomendaciones para su tratamiento, advierten que existen otras situaciones que pueden cursar con una sudación profusa.

“En esos casos, con certeza, se encuentra siempre una causa subyacente para justificar tal situación. En las enfermedades endocrino metabólicas, mentales, infecciosas y otras, hay características propias de la enfermedad que la produce, y la sudación no es más que otro síntoma de tal enfermedad, se conoce como hiperhidrosis secundaria, y el tratamiento es el de la enfermedad de base”.

Sobre el tratamiento de la hiperhidrosis, según refiere la bibliografía médica consultada, las prácticas más empleados en el mundo son la solución de acetato de aluminio al 8 %, que se aplica 2 veces al día por una hora; la iontoforesis o aplicación de corrientes galvánicas en las zonas afectadas (de preferencia manos y pies) y la cirugía, que consiste en la sección por métodos quirúrgicos de un segmento del nervio simpático dorsal o su resección.

En Cuba, aseguran los autores de Hiperhidrosis esencial, recomendaciones para su tratamiento, existen condiciones en los departamentos de rehabilitación para tratar esta desviación de salud mediante iontoforesis, mientras que en el Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso se realizan procederes quirúrgicos contra la HP.

Por su parte, los expertos de Vida y Salud Media Group aconsejan poner en práctica, entre otras, las siguientes recomendaciones:

• Limita los alimentos con muchas especias, el alcohol y las bebidas con cafeína.

• Usa desodorantes fuertes y antitranspirantes. Aplícate el antitranspirante por la noche, vuélvelo a aplicar por la mañana, y si es necesario a la mitad del día (el desodorante elimina el olor, el antitraspirante reduce o elimina la sudoración).

• Controla el estrés. Es un círculo vicioso. El estrés puede causar exceso de sudor, y el exceso de sudor causa estrés.

• Trata de usar ropa holgada de telas ligeras, como algodón o lino (hilo), que dejen circular el aire a través del cuerpo. Evita la ropa muy ajustada.

• No uses el mismo par de zapatos todos los días.

• Usa talco para los pies a fin de reducir la humedad.

• Dúchate a menudo.

CURIOSO: “El cuerpo tiene aproximadamente de 2 a 4 millones de glándulas sudoríparas, concentradas principalmente en la frente, la cara, las axilas y la planta de los pies”, informa Vida y Salud Media Group.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero