Actualizado 12 / 11 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Agenesia vaginal: cuando a nuestra vagina le falta algo

Agenesia vaginal: cuando a nuestra vagina le falta algo

Mientras las adolescentes comparaban entre sí el tamaño de sus pequeños senos que despuntaban y la presencia de vello en los genitales, su madre percibió que la vagina de una de ellas no era normal.

Quedó muy preocupada cuando descubrió que Vanessa no tenía clítoris o al menos no se le veía superficialmente.

¿Es posible que algunas de las partes que forman la vagina de una mujer no desarrollen? Pues sí, se estima que 1 de cada 5000 mujeres padecen agenesia vaginal, un trastorno que ocurre cuando el sistema reproductivo femenino no termina su evolución normal, ya sea interna o exteriormente.

Al respecto, la revista digital de Medicina Sevier plantea: “(...) las malformaciones congénitas de la vulva son poco frecuentes. Pueden ponerse de manifiesto desde el período fetal hasta la edad adulta; a veces, aunque la paciente conoce su existencia desde tiempo atrás, son objeto de demanda asistencial más tarde”.

Los expertos de la referida publicación francesa definen dos tipos de anomalías vaginales: las morfológicas (himen, labios menores, clítoris y otras) y las estructurales (útero, trompas de falopio, uretra, ovarios y otras).

“Las anomalías del tamaño de los labios menores o de la forma del himen (las más frecuentes) pueden tener repercusiones estéticas o funcionales cuya intensidad puede requerir un tratamiento quirúrgico. Sus indicaciones deben establecerse correctamente debido a las secuelas funcionales potenciales e irreversibles de la cirugía en esta localización”, advierten los de Sevier.

Específicamente la agenesia del clítoris se trata de la anomalía del órgano sexual femenino situado en el interior de la vagina y visible desde la parte superior de la vulva, que abarca todo el perineo femenino.

Para saber si la niña, joven o adulta padece este trastorno de salud es necesario conocer que el clítoris consta de diferentes partes: el glande y el tronco. El primero que tiene la forma de un botón en el que se localizan todas las terminaciones nerviosas -que hacen posible que la mujer alcance el placer sexual y el orgasmo-. Y el segundo que también puede denominarse cuerpo o tallo, que lo conforman dos cuerpos cavernosos que permanecen unidos hasta el hueso púbico.

“Al llegar al final de los cuerpos cavernosos, el tronco da lugar a dos caminos, denominadas raíces, que son unas bandas finas de tejido eréctil que abarcan el tallo, los huesos que forman el pubis y rodean la vagina y la uretra hasta el inicio del recto y la vagina. Al lado de estas raíces se encuentra el área conocida como bulbos del clítoris, una zona que está fuertemente vascularizada”, explican los especialistas del portal digital de salud CuídatePlus.

En la investigación Clítoris: aspectos anatomofisiológicos y patológicos, los autores refieren que las malformaciones del clítoris son rarísimas, entre ellas: el clítoris bífido, el clítoris “hendido”, la duplicación del clítoris, el priapismo clitorídeo, el “clitorismo”, los quistes en el clítoris, el “síndrome del torniquete clitorideo” y diferentes mutilaciones intencionales.

Sobre la agenesia del clítoris propiamente dicha, estos expertos comentan que es sumamente extraña, pero existen reportes tanto de niñas, como de adolescentes, jóvenes e incluso mujeres adultas con este padecimiento.

“La causa de la falta congénita del clítoris probablemente sea debido a la ausencia de formación del tubérculo genital, proveniente de la fusión de los segmentos anteriores de los pliegues cloacales, que normalmente lo hacen a la sexta semana de vida intrauterina, o porque haya ocurrido la atresia del mismo”, explican los médicos venezolanos autores del referido estudio.

Las anomalías del clítoris son poco frecuentes, no obstante, debemos adquirir conocimientos sobre la anatomía humana para poder explorar nuestros genitales externos e identificar cualquier irregularidad.

También resulta prudente la revisión clínica sistemática por el médico de la familia o un ginecólogo, así como la realización de pruebas imageneológicas, ya que a veces este trastorno evoluciona de forma asintomática internamente.

Ante la sospecha de padecer una agenesia del clítoris o cualquier otro tipo de anomalía vaginal, consulta al especialista , quien te indicará el tratamiento a seguir.

CURIOSO: Según los autores de la investigación Clítoris: aspectos anatomofisiológicos y patológicos, en la mujer adulta este órgano posee una longitud de 2,5 cm aproximadamente y en algunos casos de la edad prepuberal alcanza los 3 cm. Advierten estos expertos que antes de la pubertad, el clítoris que mida más de un centímetro, se halla agrandado.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero