Actualizado 24 / 04 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Las aftas bucales son frecuentes, molestas, pero no contagiosas

Las aftas bucales son frecuentes, molestas, pero no contagiosas

Si alguna vez has tenido este tipo de llagas en la boca y has probado el más mínimo bocado, ya sabes cuánto pueden doler.

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria las define como lesiones benignas que aparecen en forma de úlcera dolorosa, blanca o amarilla, a veces rodeada de un área de color rojo.

Con una prevalencia entre el 5 y 80% de la población, las mismas constituyen una de las patologías más frecuentes de la cavidad bucal y las mujeres resultan más propensas a contraerlas que los hombres.

Según criterio de especialistas del Departamento de Inmunología del Hospital Clínico Universidad de Chile, las Ulceras Orales Recurrentes (UOR) se clasifican en: menores, mayores y herpetiformes.

Las úlceras menores presentan un diámetro menor a 1 cm, curan en 7 a 14 días y recurren dos a cuatro veces por año. Estas afectan, generalmente, la mucosa labial, bucal y piso de la boca; rara vez afectan a las encías, el paladar y el dorso de la lengua.

En el caso de las mayores, se caracterizan por tener un diámetro mayor a 1 cm; son más profundas y dolorosas que las menores, curan más lentamente en 10 a 30 días y pueden dejar cicatriz. Afectan de preferencia, los labios y el paladar blando; sin embargo, pueden comprometer cualquier otro sitio.

Y las herpetiformes se presentan como múltiples lesiones agrupadas, con diámetro menor a 3 mm, y pueden coalescer. Su nombre se debe a su aspecto, sin estar relacionadas con una enfermedad viral. Estas lesiones curan en 7 a 30 días, pudiendo dejar cicatriz.

“Otras clasificaciones las dividen en agudas (hasta seis semanas de duración) y crónicas (más de 6 semanas) y según su número, en solitarias y múltiples. Cabe destacar que las crónicas pueden ser indoloras y deberían ser siempre biopsiadas, con el fin de descartar una etiología maligna o autoinmune.

“Se han mencionado numerosas causas y factores asociados que podrían jugar un rol en la génesis de estas lesiones. Entre ellas, destacan alteraciones inmunológicas, infecciones, déficits nutricionales, traumatismo repetitivo de la mucosa oral, alergia alimentaria y de contacto, enfermedades autoinmunes y neoplasias, junto con factores psiquiátricos y genéticos”, precisan los especialistas del Departamento de Inmunología del Hospital Clínico Universidad de Chile.

Respecto al tratamiento para las aftas, en el sitio web TEENSHEALTH, los expertos en el tema plantean que la mayoría de ellas se curan por sí solas en un período que va desde pocos días hasta un par de semanas y que mientras el paciente espera a que desaparezcan, puede tomar medicamentos o sedantes para aliviar el dolor.

Los especialistas también aconsejan: evitar la ingestión de alimentos picantes, ácidos o duros, pues pueden rozar o arrancar partes de la úlcera; evitar cepillar el afta directamente porque podría empeorar y consultar a algún estomatólogo en caso de que persistan las lesiones para que te indique un medicamento tópico o un enjuague bucal especial.

Si tienes una llaga en la boca y no sabes si se trata de un afta o de un herpes labial, fíjate en dónde aparece. El herpes suele aparecer fuera de la boca, alrededor de los labios, la barbilla o los orificios nasales y las aftas aparecen siempre dentro de la boca.

Y no te preocupes, aunque es verdad que resultan muy molestas, la mayoría de las veces las aftas no son preocupantes ni contagiosas. No puedes tener aftas por compartir comida con otras personas ni por besar a alguien. Y suelen desaparecer por si solas sin necesidad de medicación.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero