Actualizado 22 / 03 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Callosidades y callos en los pies: prevenibles y curables

Callosidades y callos en los pies: prevenibles y curables

Foto: Mejor con salud.

Debes saber que no es lo mismo un callo que una callosidad. Según el American College of Foot and Ankle Surgeons, un "callo" se diferencia de una callosidad en cuanto que el primero tiene un núcleo central de material duro que profundiza hacia dentro, ocasionando normalmente más sintomatología. De hecho el nombre proviene de la palabra en inglés “corn”, que significa grano de maíz.

Pero tanto uno como el otro se presentan con engrosamiento de la piel, la cual se endurece por la presión continua y, con el tiempo, se hace más gruesa y forma una superficie dura, resistente, grisácea o amarillenta que puede sentirse irregular.

En el caso de los callos de los pies a veces resultan dolorosos porque uno tiene que caminar sobre ellos todo el tiempo. Generalmente se forman en la parte anterior de la planta del pie, que es la parte redonda, o en la parte externa del dedo gordo o pequeño, o en el talón.

Borja Pérez Serrano, podólogo y especialista en Cirugía Avanzada del Pie explica que con frecuencia la aparición de un heloma (callo) en el pie se debe a diversos factores que pueden aparecer aislados o asociados.

“De forma resumida podemos decir que existen dos tipos de factores: los primeros o intrínsecos son los relativos a problemas del pie como alteraciones de la marcha, óseas, o patologías de la piel. Los segundos, o factores extrínsecos, vienen derivados normalmente del uso de calzado incorrecto o poco apropiado”.

El también director de la Clínica Teknos especializada en este tipo de patologías señala que existen diferentes tipos de helomas que se denominan en función de su etiología o causa, de su localización y de características determinadas.

“Callo duro, clavo o heloma: Suelen aparecer en el dorso de los dedos o bajo los metatarsianos. En el caso de los dedos se forman por deformidades digitales como desviaciones de los mismos, dedos en garra o martillo y la presión del calzado. En los aparecidos en la planta del pie suele tener el origen en la forma de pisar, en la alteración de un hueso metatarsiano o la alteración del reparto de las presiones en la planta.

“Callo blando, también conocido como heloma interdigital. Aparecen entre los dedos, con las molestias continuas al calzarse. Surgen por la presión que ejercen los cóndilos (bordes óseos) de las falanges de los dedos.

“Heloma neurovascular: es uno de los que cursa con más dolor, ya que el núcleo del callo comprime o estrangula a un nervio superficial de la piel y en ocasiones a un capilar sanguíneo”.

Para eliminar los callos e impedir el dolor y las molestias que en muchas ocasiones producen necesitarás una piedra pómez (conocida también por piedra ciforé) con la que puedes frotar las asperezas de tus manos o pies. Luego de esta terapia, los especialistas recomiendan algunos remedios caseros, entre los que destacan:

- Frotar durante unos minutos media cebolla y luego aplicar un poco de ungüento o crema humectante.

- Mezclar una cucharadita de manzanilla seca con jugo de limón y un diente de ajo machacado. Se aplica este tratamiento en la zona afectada, se deja actuar 20 minutos y se retira con agua tibia.

- Disolver 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en agua tibia y remojar allí los pies durante 30 minutos.

- Cortar una rodaja de cebolla y agregarle por encima unas gotas de jugo de limón y sal. Luego cubrir con una venda o adhesivo para que sujete el callo toda la noche.

- Aplicar la pulpa de tomate directamente sobre el área afectada. Posteriormente cubre con un vendaje y deja que actúe toda la noche.

Hay que considerar además la opción de cambiar de zapatos si estos te quedan muy ceñidos. Elige cuidadosamente tu calzado e intenta comprarlo por la tarde, horario en el que tus pies muestran cuánto pueden inflamarse. Aunque luzcan muy lindos, no los compres si no los sientes cómodos en ambos pies. Con frecuencia, la diferencia de talla o ancho puede marcar una gran diferencia.

Y aunque te encante un par en específico, no lo uses todo el tiempo. Intercálalo con otros y usa una variedad de zapatos. De esta manera, los pies tendrán un descanso y no siempre se rozarán en los mismos lugares.

Existen otras opciones de tratamiento para los callos, acerca de las cuales puedes indagar con el podólogo, quien te le recomendará la opción más adecuada para usted.

INTERESANTE: Los callos pueden ser una forma de protección para las manos. Los gimnastas que usan las barras paralelas asimétricas u otros aparatos, a menudo, tienen callos en las manos que sufren mucha frotación y rozamiento. Los guitarristas también tienen callos en los dedos por manipular las cuerdas. Una vez que se forman, los callos pueden hacer que sea más fácil balancearse entre las barras o tocar la guitarra. Asimismo los violinistas, surfistas y otros profesionales.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero