Actualizado 26 / 04 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La diabetes también afecta a los niños

La diabetes también afecta a los niños

En su mochila no solo traslada los libros y demás accesorios necesarios para la clase. Junto a estos también lleva algodón, alcohol, una jeringuilla desechable, un frasco de insulina y un glucómetro; los cuales, a pesar de sus cortos ocho años de edad, Laurita maneja con la habilidad de una enfermera.

Desde los cuatro años se le diagnosticó diabetes mellitus tipo 1 (DM-1).

La DM es un conjunto de trastornos metabólicos, cuya característica común principal es la presencia elevada de glucosa en la sangre de manera persistente o crónica, debido a un déficit en la producción de insulina, a una resistencia a la acción de ella para utilizar la glucosa, a un aumento en la producción de glucosa o a una combinación de estas causas.

Expertos en el tema aseguran que aunque existen varios tipos de diabetes, cuando se trata de niños, el 90 por ciento padecen la DM-1, llamada antiguamente Diabetes Mellitus Insulino-Dependiente; ya que en los individuos con dicha patología no se observa producción de insulina, como consecuencia de la destrucción autoinmune de las células B (beta) del páncreas.

Según estadísticas emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el padecimiento de Diabetes en edades tempranas de la vida tiende a aumentar. El incremento ha sido considerable en niños menores de cinco años. Por ejemplo, en las diferentes comunidades autónomas, cada año se diagnostican al menos de 10 a 25 niños por cada 100 000 menores de 14 años.

Se desconoce con exactitud las causas de la aparición de la diabetes, pero entre los factores determinantes figuran: la predisposición genética, las infecciones por virus o bacterias, la alteración en las defensas del organismo y agentes medioambientales.

Respecto a la sintomatología que presenta un individuo que padece de DM, los signos más frecuentes son: poliuria (aumento anormal de la orina), polidipsia (aumento anormal de la sed) y polifagia (aumento anormal de la necesidad de comer).

Puede suceder además que, -a pesar de la polifagia- el niño baje de peso. En otras ocasiones, aunque con menor frecuencia, el pequeño pierde el apetito (anorexia) y también adelgaza. De padecer esta enfermedad, existe la posibilidad de que el infante se sienta más cansado de lo habitual (astenia) o que se produzcan cambios en el carácter, al punto de volverse irritable.

Pero será el médico mediante el examen clínico y una serie de análisis como: la medición de la glucosa en plasma en ayunas, la prueba de tolerancia a la glucosa oral y la hemoglobina glucosilada, quien confirmará si padece o no de Diabetes Mellitus.

Una vez diagnosticada esta condición de salud, tanto el paciente como sus familiares deberán chequearse la enfermedad e intervenir en su estilo de vida, pues aunque la diabetes es una enfermedad crónica, no es sinónimo de muerte.

Cualquier individuo con DM puede llegar a controlar su patología y desarrollar una vida normal, siempre y cuando cumpla con disciplina el tratamiento médico indicado, regule su dieta y realice ejercicios físicos.

La Diabetes no debe impedir que su hijo o familiar alcance las metas más anheladas. Hay atletas olímpicos, jugadores de fútbol profesional, congresistas, intelectuales, actores, músicos y grandes hombres y mujeres que conviven con esta enfermedad.

Como expresara una paciente que debutó con DM siendo una niña, “a veces para comenzar, cuando no entendemos nada, lo que necesitamos es que los demás nos crean capaces, mucho antes de que nos demos cuenta de que lo somos”.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero