Actualizado 20 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El extraño y místico mundo del sonambulismo

El extraño y místico mundo del sonambulismo

Son cerca de las 2:30 de la madrugada y Marta sale en busca de sus hijos que no regresan de los carnavales. Pero para sorpresa suya a quien se encuentra, -semidesnuda y sentada en la esquina de un portal siguiendo con la mirada perdida el ir y venir de la gente-, es a la niña de su vecina, que sólo tiene 3 años.

Cuenta Marta que el instinto le dio por cargarla y preguntarle que qué hacía a esa hora allí, a lo que la pequeña le respondió inmediatamente que durmiendo.

Luego de consultarla con un psiquiatra infantil y otros especialistas, el grupo multidisciplinario concluyó que Mélani había tenido un episodio de sonambulismo.

Según expertos en el tema del Instituto de Investigaciones Biológicas de la Universidad Veracruzana, cuando se presenta este trastorno del sueño, los sujetos que lo padecen pueden levantarse del lugar donde duermen, caminar, abrir puertas, quitarse la ropa, manejar bicicletas y autos; incluso, algunos llegan a causar o causarse algún daño físico, todo esto sin que se recuerde lo que pasó.

Con frecuencia el mismo se inicia durante el sueño profundo pero puede ocurrir en estados más ligeros del sueño, por lo general en las primeras horas después de haberse dormido y el sonámbulo puede estar parcialmente despierto durante el incidente.

Estudios científicos revelan que se trata de un fenómeno de predominio infantil con una incidencia máxima entre los 4 y 8 años, que desaparece en la adolescencia, siendo la prevalencia entre 1 y 15% de la población general.

Aún no se conoce totalmente la causa del sonambulismo, pero se estima que más del 80% de los casos es de tipo familiar o hereditario, sin conocerse aún una forma clara de transmisión. En el caso los niños, este puede estar relacionado con fatiga, pérdida previa de sueño o ansiedad; en tanto en la etapa adulta guarda relación con psicopatologías, reacciones a drogas o consumo de alcohol.

En general, los tratamientos incluyen: evaluaciones psiquiátricas, tratamientos para depresión (en caso de ser detectada), tratamientos para ansiedad, psicoterapia, manejo del estrés y farmacoterapia si fuese necesaria.

Además de la ayuda médica, los familiares o personas cercanas a individuos que padezcan de sonambulismo deberán asegurarse de que el lugar donde estos duerman sea lo más seguro posible. En este sentido, impedir el uso de literas, cerrar las ventanas, esconder los objetos peligrosos, entre otras medidas preventivas.

Quienes conviven con personas sonámbulas también deberán evitar que estos individuos se acuesten muy cansados o demasiado tarde en la noche, y comprobar que los episodios de sonambulismo no se encuentren relacionados con otros factores desencadenantes de esta condición de salud.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero