Logo

Una mirada al infarto cerebral

Una mirada al infarto cerebral

También conocido como accidente cerebrovascular, derrame cerebral o isquemia cerebral, el infarto cerebral se define como una deficiencia neurológica producida por la insuficiencia de flujo sanguíneo a un aparte del cerebro.

Suele aparecer en personas de edad avanzada y asociado a factores de riesgo incluyendo previas isquemias transitorias. Según la literatura médica los principales factores de riesgo para la aparición de un infarto cerebral son la hipertensión arterial, los trastornos lipídicos, tabaquismo y drogadicción. Lo que ocurre en el cerebro cuando se produce un evento de esta naturaleza es que se produce una necrosis (muerte) de una parte de estos órganos. Las secuelas son diferentes y están en relación con la función específica de estos órganos. Se dice que a diferencia de las isquemias cardiacas en que es casi tres veces más frecuente en varones que en mujeres, es solo 1.3 veces más común en varones. Los síntomas dependen de la región afectada. Puede producirse una parálisis en una de las zonas del cuerpo o en uno de los miembros (media cara, una pierna, un brazo, medio cuerpo, pero siempre la parálisis afecta a un lado del cuerpo y no al otro), trastornos del habla o de la visión, por citar algunos ejemplos. Las tres causas propias del derrame cerebral son: • Obstrucción de los vasos cerebrales por la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias) o por un trombo (trombosis cerebral). • Obstrucción de los vasos cerebrales por una embolia (un coágulo sanguíneo o trombo originado en otra zona circula por las arterias hasta encontrar una lo suficientemente estrecha como para ocluirla y taponarla). Es lo que sucede en casos de fibrilación auricular. • Hemorragia cerebral, que causa aproximadamente el 20 por ciento de los ataques cerebrales. Entre las manifestaciones que pueden alertarnos de que nos encontramos ante una persona con este padecimiento figuran: • Debilidad repentina o pérdida de fuerza muscular hasta la parálisis completa de media cara o de medio cuerpo (esto se denomina hemiplejia) o de un brazo o una pierna de una zona del cuerpo • Trastornos del habla • Dificultad al tragar • Pérdida de la conciencia o aturdimiento • Vértigos • Trastornos de conciencia • Con frecuencia existen antecedentes de ataques transitorios isquémicos con regresión total que en ocasiones son signos premonitorios no tenidos en cuenta por el familiar Estos infartos suelen repetirse con frecuencia sino se siguen las recomendaciones médicas. Para ello es importante un buen examen y la realización de una Tomografía Axial Computarizada (Somatom) lo antes posible para confirmar con toda certeza el diagnóstico. Además, se recomienda una serie de hábitos saludables para evitar el infarto cerebral como llevar una dieta rica y saludable, realizar ejercicio de forma habitual y moderada, no fumar, moderar el consumo de alcohol y llevar un control de la tensión arterial de forma regular.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Más artículos de este autor

Guerrillero © Todos los derechos reservados.