Actualizado 21 / 04 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

17ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Parafilias

Muchacho con dos jovenes

Diego siempre se sintió atraído por los pies de su novia Rocío, despertando en él un interés erótico. Ella no comprendía tal conducta al punto de verlo en los últimos tiempos como un chico extraño. Le asustaba que tuviera también fijación con sus manos e incluso sus axilas.

Preocupado por su novio, una mañana decidió visitar a un especialista en sexología para que le explicara qué le pasaba. Luego de una consulta médica el doctor llegó a la conclusión que pudiera considerar al chico como un parcialista, aquella persona que tiene interés sexual por una parte del cuerpo específico, que no sean los genitales. Asombrada Rocío con el resultado indagó más al respecto y conoció que el parcialismo es una de las tantas parafilias o prácticas sexuales inusuales que experimenta el ser humano. Otras de ellas son el masoquismo a quienes les excita tanto dar como recibir palizas, golpes y latigazos, así como esclavizar o ser esclavizado; la urofilia, alguien capaz de excitarse y tener placer sexual por la orina, ya sea bebiendo o bañándose con ella. También está la escatalogia telefónica en la cual la persona realiza llamadas indecentes a desconocidos para hacerle propuestas indecorosas, hablar de sexo de forma explícita o bien para engañar a la persona hasta hacer que esta revele intimidades o algo sexual de sí mismos. El triolismo entra dentro de las parafilias y es el impulso psicológico del individuo que le incita a fantasear y a practicar actos sexuales en grupo, con varios compañeros al mismo tiempo, ya sea en presencia de una, dos o más personas. Se ha sugerido que está fuertemente relacionado con la homosexualidad y la bisexualidad, así como de un trastorno en la realización grupal del individuo. Por otra parte, la necrofilia es la atracción sexual por los cadáveres; los necrofílicos no solo ven gente muerta, también tienen relaciones sexuales con ellas. El voyeurismo es otra parafilia y tiene que ver con aquellos individuos que presentan fantasías, impulsos o comportamientos que implican ocultarse para observar a personas desnudas, desvistiéndose o mientras mantienen relaciones sexuales. Normalmente, las personas con esta parafilia no buscan ningún tipo de relación sexual con la que espían. En los casos más graves, el voyeurismo termina convirtiéndose en la única actividad sexual de la persona. Tratar las parafilias es un reto para la psicoterapia, la psiquiatría, la criminología y otras disciplinas; la finalidad es que el paciente abandone dicho trastorno que hace daño a terceras personas. Muchos pacientes pueden ser ayudados a vivir más satisfactoriamente que como se encuentran, alcanzando un mejor control consciente y autodisciplinado por medio de asesoramiento y de psicoterapia. Medicamentos como antisicóticos, antidepresivos o anti-androgénicos han dado buenos resultados en algunas personas.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero