Actualizado 23 / 01 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

10ºC
21ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Conozca sobre el Herpes simplex

Herpes Bucal

Laura dormía plácidamente en su hogar hasta despertar una mañana y notar algo extraño en el labio superior, el cual estaba hinchado.

Se quejaba de dolor y una especie de comezón. Nunca se había visto en esa situación y consultó con la madre su estado. “Niña todo parece indicar que es un herpes labial”, le dijo, y “¿qué será eso?”, se preguntó asustada Laura.

Los herpes labiales son pequeñas ampollas de color rojizo que duelen un poco. Suelen aparecer en la parte más externa del labio o dentro de la boca, de uno en uno o formando pequeños racimos. Están llenos de un líquido sobre el que se forma una costra, antes de secarse y desaparecer. Duran una o dos semanas y no suelen requerir ningún tratamiento especial.

Ellos son provocados por un virus denominado herpes, es una de las infecciones víricas más frecuentes en el mundo. El nombre científico es Herpes simplex.

Existen dos tipos de infección por este virus: el Herpes simplex tipo 1 (abreviado como VHS-1) y el Herpes simplex tipo 2 (VHS-2).
Aunque ambos pueden provocar úlceras en los labios, la mayoría de los herpes labiales son causados por el primero.

Es muy común que la mayoría de las personas adquieran el VHS-1 y muchos nunca llegan a presentar síntomas. La gente se puede contagiar simplemente besando a una persona que tenga un herpes labial o compartiendo vasos o cubiertos con ella, lo que permite explicar que esta afección abunde tanto.

El virus puede aflorar tantas veces las condiciones para su aparición estén creadas, incluso durante el resto de la vida de una persona.
Esto se debe a que, luego de que las úlceras se sequen y desaparezcan, el virus permanece en el cuerpo, esperando hasta la próxima ocasión en que se vuelva a activar y provoque más úlceras. Cuando reaparece un herpes labial, lo suele hacer en el mismo sitio que en ocasiones anteriores.

¿Cómo poder prevenirlo?

Aunque el Herpes simplex no sea importante, es bueno mantenerse lo más alejado posible de los herpes labiales. Si una persona que conoces tiene uno, no la beses ni compartas vasos ni cubiertos con ella, lo mismo que toallas, manoplas ni pañuelos con ella, porque el virus puede sobrevivir en el tejido.

Si ya has tenido un herpes labial, será difícil saber qué podría reactivar el virus. En algunos casos el estrés excesivo, pasar demasiado tiempo al sol o ponerse enfermo puede hacer que reaparezca el herpes labial. Alimentarse bien, descansar lo suficiente y aprender a afrontar el estrés son aspectos importantes para enfrentar el herpes.

Además, ponerse cacao en los labios y crema en la cara, ambos provistos de protector solar, antes de exponerse al sol puede ayudar a prevenir la reaparición del herpes labial en aquellas personas que sean proclives a él.

Ellos desaparecen solos, sin ningún tratamiento médico especial. Tocarte y hurgarte la úlcera conseguirás interponerte en el proceso natural de curación y extender la infección a otras partes del cuerpo.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero