Actualizado 13 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La otitis media

Dolor de oídos

Marcos es un niño pequeño que a cada rato se queja de dolor de oído. Su madre lo lleva al médico, cómo él hay otras personas en el hospital; las infecciones de los oídos es una de las razones más frecuentes de esas visitas.

El tipo más común es la otitis media, causada por la inflamación del oído medio. Dicha inflamación suele ser una infección proveniente de la garganta, pues esta se comunica con el órgano sensorial a través de la trompa de Eustaquio. Según los especialistas el síntoma más común es el dolor, el cual puede variar en intensidad. En el caso de los más pequeños, como Marcos, la otitis puede provocar náuseas, vómitos, nerviosismo, despertar nocturno e incluso rechazo al biberón. En los adultos los indicios más usuales son dolor de cabeza, sensación de oído taponado, zumbidos, mareo y sensación de pérdida de audición. Cuando se acumula mucho pus y mucosidad en el interior del oído puede producirse una rotura del tímpano para expulsarla. Este padecimiento ocurre con mayor frecuencia durante el invierno. Si piensa que se puede adquirir por contagio, es imposible, pero un resfriado que se propaga entre los niños puede causar que algunos de ellos contraigan este tipo de infecciones. Entre otras consecuencias de la enfermedad los estudios científicos citan a la pérdida auditiva, que en algunas ocasiones y muy pocas, puede persistir como secuela a lo largo de la vida. Ello perjudicaría la capacidad de adquisición del lenguaje y del aprendizaje en niños. Algunas de las infecciones se curan por sí solas sin la necesidad de utilizar antibióticos. En otros casos, el tratamiento es mediante el uso de analgésicos, descongestionantes y antibióticos, dependiendo del posible agente causal. Quizás habrás escuchado a un especialista decirle al paciente que los oídos se tocan con los codos y lo dice por el hecho de que este órgano sensorial tiene un mecanismo de autolimpieza y por eso no habría que tocarlo. No está demostrado que el uso de hisopos sea necesario. Si el paciente nota que tiene el oído tapado o con algo de humedad, puede usar un par de gotas de alcohol para provocar una deshidratación rápida y secarlo. Si hay un tapón, lo correcto es visitar a un especialista. Dolor de oídos

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero