Actualizado 17 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Eccema=Dermatitis

Dermatitis

El eccema es un término que hace referencia a un proceso descamativo, asociado al picor que afecta a la piel. Es conocido también como dermatitis.

Según los estudios no es un padecimiento contagioso ni pone en peligro la vida de una persona, pero ocasionan molestias; entre ellas enrojecimiento, hinchazón y picazón en la piel, las cuales pueden complicarse y provocar infecciones por microorganismos. Algunas enfermedades, sustancias irritantes y características genéticas causan los diferentes tipos de eccema; el más común la dermatitis atópica, reacción alérgica que genera la aparición de placas de piel enrojecida y húmeda, en zonas de pliegue: por ejemplo en las axilas, la ingles, detrás de las rodillas y el rostro. Se dice que este padecimiento no se cura, pero casi siempre puede prevenirse al evitar el contacto con sustancias irritantes, el estrés y elementos que causan alergias tales como el polvo, el pelo de los animales o determinados alimentos. Los especialistas determinan si un paciente padece de este mal cuando la piel está constantemente reseca y existen áreas rojas, con picor; también si las personas se rascan porque la zona afectada se pone húmeda y exuda y entre los niños más pequeños es común en la parte interior de los codos, en las muñecas y detrás de las rodillas. Pasado un tiempo la piel puede cambiar de color y volverse más gruesa. El tratamiento del eccema alérgico de contacto consiste en evadir las sustancias a las que el individuo es alérgico. En los pacientes con eccema atópico, se eliminarán los alimentos que puedan estar implicados y se tratarán los procesos infecciosos. Además son indicados otros tratamientos como corticoesteroides, antihistamínicos, cremas hidratantes y antibióticos en caso de infección bacteriana. ¿Cuándo el eccema se vuelve crónico?

Estos deben ser valorados mediante pruebas epicutáneas para descartar su origen alérgico porque en muchos casos es fácil de evitar aquello que ocasiona su aparición y si no es posible evitar la fuente, sí se impone reducir el contacto o buscar alternativas menos irritantes. Suelen presentarse en brotes con los cambios de estación, la sudoración abundante o los cambios internos. Los desencadenantes son tan variados como las personas que padecen este tipo de lesiones y en ellos también juega un papel importante la interacción entre los distintos sistemas del organismo como el sistema inmune, el hormonal, el emocional, entre otros. Se dice que alrededor del 30 por ciento de los pacientes con esta enfermedad presentan antecedentes familiares de atopia. Más en concreto, el eccema atópico puede aparecer por primera vez en niños pequeños, a los pocos meses de edad, y en estos casos las lesiones cutáneas suelen tener predilección por el cuero cabelludo, cara y área del pañal. En muchos casos, los pacientes en edad infantil con eccema atópico pueden ser aquellos que ya presentaron las mismas lesiones en los primeros meses de vida, o presentar en esta edad por primera vez el cuadro clínico. Cuando llega la pubertad el eccema atópico desaparece quedando únicamente sequedad cutánea, y en alguna ocasión, otras manifestaciones de atopia –urticaria, rinitis alérgica o asma.

Sobre el Autor

Magda Iris Chirolde López

Magda Iris Chirolde López

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero