Sanar el alma desde el occidente pinareño

Por estos días en los que el nuevo coronavirus ha desatado una ola de angustia, desesperación y muerte a nivel mundial, desde el territorio más occidental de Cuba, Sandino, varios artistas tratan de alegrar el alma de los pobladores y de aquellos que tengan acceso a la red de redes.

Ramón Ramos Prieto, director de Cultura en el municipio, y su esposa Noemí Balmaseda, integrante de la Uneac y periodista de Radio Sandino, decidieron convertir su hogar en un espacio virtual y de esta forma contribuir a que las personas se queden en casa.

Sanar el alma desde el occidente pinareño
Foto: Cortesía de Noemí Balmaseda

Volveremos a juntarnos, como la canción del grupo español La Oreja de Van Gogh, es el nombre que escogieron para difundir propuestas musicales y otras variedades que amplifican también a la comunidad.

El primer concierto online lo realizó Luis Miguel Caro, ganador de la sexta edición de La Voz de Occidente; el lunes lo dedicaron al humor y a la magia y el miércoles recibieron a Jorgito Linares, voz líder de Timbalaye.

Sanar el alma desde el occidente pinareño
Foto: Cortesía de Noemí Balmaseda

«Lo hacemos con aficionados evaluados con categoría A. Es el momento en que todos los artistas se unan a este tipo de iniciativas, pues hay demasiado estrés y miedo, la gente lo agradece mucho.

«Nuestros artistas están muy motivados y traen un repertorio en el que predomina la música cubana, pero incursionan en otros géneros. Resulta muy gratificante ver a las personas desde los balcones coreando las canciones y en la despedida sacan pañuelos en señal de agradecimiento, comenta Noemí, quien conduce el espacio.

Volveremos… se puede seguir por Facebook, por la página de la Dirección Municipal de Cultura y por Radio Sandino, lunes y miércoles durante una hora a partir de las cinco de la tarde.

La iniciativa, que debería multiplicarse en el resto de los municipios del territorio de Pinar del Río, intenta alegrar el corazón de quien escuche, de quien decida cuidar a los suyos y quedarse en casa. En tiempos de la COVID-19, sanar el alma también es importante.