Actualizado 22 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La casa del nunca jamás

Los quirófanos quedaron como nuevos y eso es garantía y confianza para la familia; además facilita el desempeño médico

Los quirófanos quedaron como nuevos y eso es garantía y confianza para la familia; además facilita el desempeño médico. / Fotos: Jaliosky Ajete Rabeiro.

Quizás el último lugar a donde quisieran acudir los padres –y otros familiares– es a los hospitales, pero la condición humana nos obliga.

Y también donde mejor pueda trabajar cualquier especialista de Salud es en un centro pediátrico, porque sus pacientes todo lo agradecen.

El pediátrico Pepe Portilla, de Pinar del Río, es muy antiguo, en él se conjugan los talentos de esa especialidad y los más jóvenes que siguen sus pasos, prometiendo alcanzarlos algún día.

No hablaremos de nombres esta vez, porque la figura principal es la institución, y nos apoyaremos en la experiencia de la doctora Maité Cabrera Hernández, su directora actual, quien anteriormente le dedicó parte de su vida y luego se sumó a la Universidad de Ciencias Médicas.

Maité tiene una visión abarcadora, a ella lo ha ayudado su larga militancia y la condición de integrante del Comité Central del Partido, y ahora pone todo su empeño –como todos sus cuadros y trabajadores– en mantener una obra que nació hace mucho tiempo.

LOS ORÍGENES

Sala de Cuidados Progresivos, una de las remozadas y lugar ideal para los que requieren cuidados especiales, después de egresar de la terapia.Sala de Cuidados Progresivos, una de las remozadas y lugar ideal para los que requieren cuidados especiales, después de egresar de la terapia.

La institución pediátrica Pepe Portilla comenzó en 1971 y 10 años después le ampliaron importantes servicios de Cuidados Intensivos, Oncohematología, Miscelánea Mayores y el Bloque Docente; en 1984 apareció la Genética Médica como solo una consulta en el entonces flamante Policlínico de Especialidades Pediátricas, ahora la Genética es un gran centro independiente.

El edificio, insignia de la ciudad en su momento, apareció entre 1924–1926 como Clínica Mutualista, llamada comúnmente como la Quinta de Salud, para asociados a la Colonia Española y nacionalizada por la Revolución en 1969.

Los 93 años del inmueble, construido con la mejor calidad, han sido víctima del tiempo y la obsolescencia, lo que obliga a una permanente atención constructiva y, aún con gran esfuerzo, se sigue rejuveneciendo, construyendo y ampliando.

El presupuesto estatal está dirigido fundamentalmente a la inversión constructiva de un nuevo Cuerpo de Guardia funcional, moderno y que responda a las necesidades de una población creciente.

Para este año está disponible más de un millón de pesos y se apuesta por el esfuerzo de los constructores, para que la obra pueda utilizarse el próximo año. Probablemente en un futuro más lejano continúen las ampliaciones, porque era el sueño de Fidel Castro. De momento nacerá con una planta baja y en los altos estará ubicado el Internado Médico, un sitio confortable para una estancia humanizada del personal médico que debe permanecer largas guardias para garantizar los servicios.

Los mantenimientos son casi permanentes. Su financiamiento siempre está pensado por las autoridades políticas, de Gobierno y de Salud, ahora se realiza impermeabilización de techos, los que ya se hicieron en del actual Cuerpo de Guardia transitorio y en el Departamento de Rayos X.

En tiempos recientes se rejuvenecieron los salones quirúrgicos y salas como la de Oncohematología y de Cuidados Progresivos, conjuntamente con el mejoramiento del llamado Bloque L –uno de los edificios antiguos– que acoge a los aquejados con enfermedades respiratorias, de Gastroenterología y de Miscelánea Uno.

La llamada de Cuidados Progresivos es un enclave jerarquizado, porque cobija a los niños que egresan de la Terapia Intensiva y requieren de cuidados especiales permanentes.

Con anterioridad se había trabajado en el remozamiento de las salas de Cirugía, Miscelánea Dos y el Bloque Central donde ingresan los de Primera y Segunda infancia y especialidades pediátricas.

Por razones de contingencia se abrió otra sala con 20 camas en el antiguo Policlínico de Especialidades, dirigida al ingreso de síndromes febriles inespecíficos o enfermedades provocadas por arbovirus (transmitidos por el Aedes aegypti); también se abrió otra similar con 13 camas para uso de la vigilancia de dichas patologías del municipio de Pinar del Río.

LOS MUCHOS RECURSOS QUE TIENEN

Cada día crecen las paredes del futuro Cuerpo de Guardia, que podría terminarse para el próximo año y se espera la mayor prontitud y calidad en el empeño de la brigada del Micons.Cada día crecen las paredes del futuro Cuerpo de Guardia, que podría terminarse para el próximo año y se espera la mayor prontitud y calidad en el empeño de la brigada del Micons.

Aparte de los materiales para el nuevo Cuerpo de Guardia, los médicos, enfermeras, técnicos, obreros y administración y servicios tienen otros muchos recursos; lo lleva cada uno en sí mismo: amor, dedicación, respeto y uno especial “dignidad en el trato”, que está muy bien señalado en un documento en el cual rigen los valores y principios.

La Directora se enfrasca en una batalla que anteriormente fue lidereada por los anteriores directivos; en un lugar donde permanecen tantas personas, trabajadores, pacientes, acompañantes, visitantes y acompañantes de ocasión, obliga al permanente control y a veces se hace difícil en absoluto.

La dirección y su consejo están alertas, con la misma mesura que identifican todos sus problemas, desde salideros de tuberías de vapor y en hidráulicas sanitarias, insuficiencia de guantes domésticos para los obreros manipular desechos, o la probable ausencia de un lavamanos, también conocen de cualquier grosería, discusión, mala respuesta o actitudes inadecuadas de su personal como de los visitantes.

El sensible mundo de la ética es muy amplio. Con la misma fuerza que exigen a su gente, lo hacen con los exhibicionistas que acuden al hospital con vestimentas inadecuadas, casi como si estuvieran de playa; madres con ropas provocativas; fumadores; lenguaje obsceno, a veces alto; utilización de música, acudir en horarios no permitidos; ausencia de respeto en el trato y todo lo que está de moda que eufemísticamente llamamos indisciplinas sociales, por lo que la ética ahí tiene que cumplirse tanto por los trabajadores como por los visitantes.

LOS NÚMEROS HABLAN

El hospital dispone de 293 camas, aunque por razones de espacio utiliza 276; tiene más de 1 070 trabajadores y otros millares acuden diariamente, porque aparte de sus servicios, cuentan con una proyección comunitaria en Estomatología, Inmunología, Imaginología, Psicología, Psiquiatría Infantil, Medica Física y Rehabilitación y un Departamento de Genética de referencia provincial.

Esta gran suma de personas obliga a mucho tacto, lo constatamos en los números. En el pasado año la consulta externa ascendió a 87 832 servicios, de ellas 22 893 fueron médicas y 64 939 de Cuerpo de Guardia.

Las intervenciones quirúrgicas en el 2018 decrecieron por el remozamiento de los salones, pero aun así se realizaron más de 3 000 operaciones, de ellas 2 224 de las mayores.

El número de médicos suma 158, con 192 personal de enfermería y 260 técnicos de diferentes tipos, aunque a fin de cuenta hasta la gente de la cocina están en función de dar la mejor estancia al paciente.

El hospital es antiguo, pero los pina-reños pueden prolongar su vida, siempre que lo cuiden, apoyen a sus empleados, mantengan la higiene dentro de los edificios y en el entorno y protejan sus muebles y equipos.

La consigna de elevar la satisfacción de las necesidades es una frase en todos los servicios, pero en el caso de la Salud, máxime en la Pediatría, no es un simple compromiso, es una obligación.

Para todos, niños y grandes, aunque no quieran jamás regresar a esta casa de maravilla donde se repara la salud, la gente del Pediátrico se esmera y los espera siempre con la mejor sonrisa, para darles su pedacito de amor.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero