Actualizado 20 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Girón: una victoria forjada por el pueblo

Girón: una victoria forjada por el pueblo

Cinco barcos mercantes, dos unidades de guerra y varias barcazas y lanchas para carga penetraron el territorio cubano por Playa Larga y Playa Girón la madrugada del 17 de abril de 1961.

A bordo venían cientos de mercenarios entrenados y apertrechados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos y respaldados por el ejército de ese país. Estaban nucleados en batallones de infantería, armas pesadas e incluso, uno de paracaidistas.

El propósito de la invasión consistía en revertir el proceso revolucionario iniciado el primero de enero de 1959 y ello supuestamente se lograría ocupando una cabeza de playa, aislando la zona, estableciendo un gobierno provisional y solicitando el apoyo y reconocimiento de Washington.

Derrocar a los invasores tomó apenas tres días y dos noches a las tropas encabezadas por Fidel Castro, compuestas principalmente por miembros del Ejército Rebelde, la unidad de tanques de Managua, las Milicias Nacionales Revolucionarias, el batallón de la Policía y la Fuerza Aérea Revolucionaria.

El éxito fue posible gracias al poder aglutinador del Comandante en Jefe, quien no solo dirigió magistralmente la batalla, sino que fue capaz de vaticinarla y convencido de ello, adiestró militarmente a su pueblo convirtiéndolo en una fuerza decisora para la defensa de la Isla.

“[...] la victoria que hoy conmemoramos se forjó antes de la victoria, mucho antes. Y eso es algo que debe enseñarnos, porque las victorias no se forjan en el momento de la batalla, sino mucho antes...”, expresaría Fidel a propósito del segundo aniversario de los sucesos de Girón.

El pueblo de Cuba devino protagonista principal del combate. Allí estuvieron presentes estudiantes, médicos, enfermeras, obreros, periodistas...

Jesús Orta Ruiz, intelectual conocido como el Indio Naborí, participó como corresponsal de guerra y tradujo en versos las imágenes atroces que pasaron frente a sus ojos. A continuación, les compartimos un fragmento de su poema Vinieron y quedaron:

Vinieron... y quedaron Cobardemente fieros mataron a felices carboneros que le iban aprendiendo el sabor a la vida. asesinaron niños, que eran claros luceros. Bebieron como whisky la sangre en cada herida. Pero luego temblaron. Huyeron por pantanos y manglares, Espantados de nuestras milicias populares. ¡y de las mismas vidas que troncharon! Mientras cantaba el viento en los palmares:     

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero