Actualizado 15 / 10 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Un patio que reverdece

Patio Pelegrin.

Este 19 de marzo el proyecto sociocultural El Patio de Pelegrín estará cumpliendo 18 años. Más allá de ser un patio que muere, reverdece con el pasar de los años y se afianza en la memoria colectiva como el lugar de crecimiento espiritual, empoderamiento cultural y esparcimiento sano para los habitantes del minúsculo pueblo Puerta de Golpe, en Consolación del Sur.

Considerado espacio polivalente para la creación, sus habitantes encuentran allí motivaciones para la cerámica, la agricultura urbana sostenible, la pintura, la música, la literatura, la cocina tradicional, el arte en general.

Sabe Mario Pelegrín Pozo, su creador y gestor, dónde están las necesidades de sus coterráneos, esos con los que ha crecido y a los que ha visto crecer, esos que han cosechado logros y éxitos desde este espacio ambientado aprovechando la naturaleza y que ha permitido revitalizar fundamentalmente la cultura popular tradicional y acercar a las más jóvenes generaciones a tradiciones que estaban casi pérdidas de nuestros campos.

El aprendizaje, unido al dominio de oficios y el logro de habilidades forman parte también del proyecto. Es gratificante sentirse en contacto directo con la naturaleza; escuchar el canto de los pájaros; alimentar a animales que no vemos todos los días como los cocodrilos, las jicoteas, el pavo real; tirar un pasillo en la noche del danzón; degustar un buen dulce casero; crear jarrones y tinajas que mañana tienen un fin utilitario o decorativo; asistir a exposiciones sin tener que hacer grandes recorridos; aprender manualidades, interpretación de textos.

Y es que eso y más se hace en El Patio de Pelegrín. Aún están frescos en mi memoria aquellos inicios en que apuntábamos hacia un sitio que hiciera más armónica y llevadera la vida de sus paisanos.

Recuerdo la emoción y el cariño con que su gestor, “Mayito” –así le dicen sus vecinos– recibía la aprobación del proyecto después de haberse presentado en el evento Cultura y Comunidad en los diferentes niveles.

A partir de ahí empezó un largo camino que se ha recorrido en dos direcciones: conquistar la felicidad de quienes allí existen y visibilizar allende los mares este proyecto.

Ambos trayectos se desandan 18 años después, por eso no extraña que visitantes foráneos de más de una veintena de naciones hayan recalado en El Patio de Pelegrín.

Opiniones loables abundan en las redes sociales, gratificaciones y sugerencias para que se mantenga activo y gane, con el pasar de los años, mayor protagonismo en el país.

Merecedor de varios reconocimientos como la Triple Excelencia de la Agricultura Urbana y Suburbana, los premios del Barrio –que otorga los CDR– y el Nacional de Cultura Comunitaria en el 2009, Memoria Viva que entrega el instituto de investigación y desarrollo de la cultura cubana Juan Marinello, entre otros, avalan la entrega de un pequeño equipo de hombres y mujeres que cada mañana, al despertar el alba, ponen sus manos y corazón en la cultura como esencia del ser humano.

El próximo martes, cuando suenen los tambores en El Patio de Pelegrín para celebrar el décimo octavo aniversario, quedará inaugurado el Café Eufemia, en honor a su mamá, que ya no está entre nosotros, pero auguró siempre para el proyecto el mejor de los afectos.

Esos mismos que desde estas páginas deseamos para el pintor naif que supo articular desde su morada el alma que mueve la vida cultural de Puerta de Golpe. ¡Enhorabuena!

Sobre el Autor

Daima Cardoso Valdés

Daima Cardoso Valdés

Licenciada en Derecho en la Universidad de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero