Actualizado 23 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Confirmación de cubanía en San Luis

Paciencia Blanco Jiménez, piensa que no solo votará afirmativamente por su familia, sino por Cuba.

Paciencia Blanco Jiménez, piensa que no solo votará afirmativamente por su familia, sino por Cuba. / Fotos: Heidy Pérez Barrera.

Paciencia Blanco ya no vive en San Luis, es ahora una citadina de la capital pinareña, pero en tiempos de colegios electorales no le preocupan sus 85 años y arranca para ese campo que le vio nacer.

Responde a su idiosincrasia y quiere asistir a su urna de siempre, esa que custodian los pioneros del barrio, quizás los nietos de sus amigos, porque ella se siente nueva cuando entra por la puerta de la escuela primaria Mártires de Guainacabo, siente que allí verdaderamente sentencia con júbilo sus voluntades.

"Ojalá pudiera dar 1000 votos y escribir con más de dos manos el Sí", dice con certeza la señora que vivió los tiempos de antaño y conoció sobre miseria, lo realmente malo, en tanto sufrió en carne propia los desagravios de la ausencia de una Revolución.

"Hoy comprendo que votar afirmativamente por lo que los más estudiados llaman ley suprema, es mi mejor decisión, yo sé que mi voz está en ella y que me responderá en muchos aspectos en beneficio mío y de los que vienen atrás por el mundo como mis hijos y mis nietos.

Pasita, como la conocen en las comunidades de Chivá y Guainacabo de la carretera a San Luis pide ser salvada de no regresar a aquella época antes de la Revolución, "porque tú mi niña -dice-, no sabes lo que fueron tiempos malos, me parece estar viendo a mi papá y a mi tío, el viejo Jiménez, tarde ya en la noche con un vidrio raspando los cabos de guataca para venderlos y comprar después lo imprescindible para vestir y calzar.

"Me recuerdo con un quinqué sin bomba haciendo dobladillo de ojo y bordados para tener apenas unos quilos, fueron tiempos difíciles que me abandonaron con la llegada de aquel enero".

Águeda Jimenez Rodríguez (señora del abrigo negro) asistirá bien temprano este domingo, para que su Sí quede registrado entre los primeros de la lista.Águeda Jiménez Rodríguez, asistirá bien temprano este domingo, para que su Sí quede registrado entre los primeros de la lista.

Águeda Jiménez (Lola) es otra guerrera, pero de 68 años, que apenas entiende lo que dice el texto constitucional porque su sexto grado lo dejó atrás hace muchos años, pero si de algo entiende es de buenas garantías y sabe que en las líneas de esa Carta está claro el futuro de su familia.

"No soy lo mismo que los más jóvenes, ustedes disfrutaron de una salud y una educación gratuita, a la altura del mejor país del mundo, yo tengo que conformarme con haber aprendido con dificultad las tablas y firmar con mi nombre.

Por el privilegio que poseen es que deben estar más convencidos que yo de marcar un Sí, con los ojos cerrados, como un amarre fuerte a la continuidad, a la esperanza.

Pasita y Lola tuvieron que trabajar de pequeñas, pero respiran profundo al ver que hoy, por fin, los niños nacen para ser felices, agradecen juntas a la Revolución el haber educado y formado dentro de los principios éticos, históricos y morales a sus descendientes.

Pasita busca entre su corto vocabulario de un segundo grado, más argumentos para convencerme a mí, pues su voto no es para nada secreto, “hay que marcar una cruz enorme dentro de esa casilla del Sí, porque somos un país libre y soberano.

"Si no cuidamos lo que tenemos, no subiremos a escalas mayores, debemos cuidarnos de cierto diablo viejo que se cree tenernos en la mirilla, pero los verdaderos cubanos, los de ideas nobles, confiamos en lo que nos enseñó la historia escrita hasta hoy.

Evaristo Barrera, campesino, para quien vivir tranquilo es la mayor garantía que le da la constitución.Evaristo Barrera, para quien vivir tranquilo es la mayor garantía que le da la constitución.

Yo adoro la Revolución y ese mismo amor se lo inculqué a mis hijos.

Por otro lado, Evaristo Barrera sabe que a pesar de la situación económica que realmente existe, dormimos cada noche en paz, sin chance para el mal sueño, eso, solo es posible en Cuba y lo reafirmaré este domingo.

Hay que ser ignorante para pensar que un criterio negativo te brindará más bienestar, esos desconocen de dónde vienen y hacia dónde van.

Sobre el Autor

Heidy Pérez Barrera

Heidy Pérez Barrera

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero