Actualizado 25 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Retos de los tribunales frente a la nueva Constitución

Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular.

Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular.

“Una de las cuestiones más fuertes que tiene el nuevo texto constitucional es el refuerzo que hace de los derechos y garantías de las personas naturales y jurídicas (…) Tenemos que ser más certeros, esa es la parte que nos toca a nosotros desde los órganos de impartición de justicia”, así destacó recientemente en Pinar del Río, Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular.

Durante el intercambio con trabajadores del sistema de tribunales de la provincia, Remigio Ferro insistió en que corresponde a los juristas velar por el respeto del empoderamiento ciudadano que promulga la nueva Carta Magna, a pesar de que no se cuente aún con las leyes de desarrollo.

“Actualmente trabajamos en la elaboración de unas indicaciones relacionadas con el trabajo orgánico de los juzgados, para presentarlas a las autoridades gubernamentales. Porque tenemos que estar conscientes que el 24 de febrero corresponde la votación, y ya el 25 habrán personas reclamando sus derechos.

“Por ejemplo, ahora al que le confisquen determinado bien material puede venir al tribunal y reclamar esa medida, entonces no podemos decirles: ´no, tiene que esperar por las leyes de procedimiento”. Eso no lo podemos hacer porque entonces la gente va a cuestionar la valía de la Constitución que aprobó”.

Precisa el presidente del Tribunal Supremo Popular que, de cara a las nuevas formulaciones de la Ley de leyes, los tribunales del país tienen el desafío de una mayor efectividad en los distintos procesos judiciales.

“Hay que evitar el uso indiscriminado de la prisión provisional. Es cuando corresponde y por el tiempo que corresponde tratando de no mantener a alguien en esa condición si no resulta prudente y necesario.

“Cuidado cuando puede estar en juego las garantías y derechos de esa persona porque el hábeas corpus ya estaba vigente en Cuba, pero ahora tiene rango constitucional. Entonces cuando decretemos privación de libertad temporalmente o detección, tenemos que estar más seguros, pues si alguien sale absuelto, luego de estar varios meses en prisión, ese ciudadano tiene el derecho de reclamar y pedir indemnizaciones y reparaciones”.

A criterio de Remigio Ferro, quienes imparten justicia en Cuba tienen además el reto de actuar con limpieza y transparencia en la práctica y apreciación de las pruebas que se presenten en los actos judiciales.

“La justicia que nosotros dispensamos se tiene que basar en las pruebas, por tanto, urge trabajar en función de eliminar el subjetivismo y la predisposición en las actuaciones legales. Recordemos que no es interés de la Revolución que se sancione a alguien cuando no existen evidencias que demuestren su culpabilidad.

“No es que haya una crisis en ese sentido, pero como mismo en algún momento resulta necesario revocar a determinado sancionado, también es válido que se absuelva cuando no existan pruebas o cuando estas no sean suficientes”.

Por el peso y la trascendencia de los servicios que ofrecen los juzgados, jueces y demás personal de este órgano deben incrementar la exigencia en hacer que se cumpla las sentencias firmes emitidas por los tribunales.

“Pues eso es lo que cierra el ciclo de impartición de justicia para evitar la impunidad, pues de lo contrario se pierde la autoridad y confianza en el poder judicial.

“A veces me dicen: El perito o el testigo fueron convocados, pero no vinieron al juicio. Y yo me pregunto: cómo es que no asistieron, eso es inconcebible. Pero en la medida que exijamos respeto, tenemos que valorar a los demás y convocar a tiempo, notificar por escrito y cumplir con todos los procedimientos previos a una vista”.

Respecto a la atención a la población en los tribunales, afirma Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular que ello forma parte de la administración de justicia.

“Tenemos que oír a las personas, aprender de ellas y tratarlas con la sensibilidad que se merecen. Una de las tantas labores que realiza nuestro presidente es atender quejas por escrito del pueblo y también de forma personal. Y parte de estas insatisfacciones guardan relación con los procesos judiciales.

“Y es que en el devenir del tiempo y recientemente con el proceso de consulta popular, el pueblo ha ganado más en cuanto a cultura jurídica. Eso no se puede medir con un termómetro, pero la gente ahora conoce más de derecho, de garantías, y de qué le corresponde a aquel y al otro”, comenta Remigio Ferro e insiste en no olvidar que la Revolución es justicia social y la justicia judicial es parte importante de la justicia social.

“Nuestra justicia tiene que ser clara. La gente tiene que entenderla porque de no ser así, entonces algo está fallando y nosotros nos debemos al pueblo. Es verdad que juzgamos en los tribunales, pero a la vez que lo hacemos también somos juzgados por la ciudadanía.

“El humanismo, la objetividad, la transparencia; eso es lo que el pueblo cubano espera de los tribunales a partir del 24 de febrero, y nosotros se lo vamos a garantizar”.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero