Actualizado 22 / 03 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Un premio que argumenta el Sí

Dianelys García Acosta, directora de la Escuela Provincial del Partido en Pinar del Río.

Dianelys García Acosta, directora de la Escuela Provincial del Partido en Pinar del Río. / Foto: Ramón Brizuela Roque.

El premio nacional Regino Boti, de Historia Económica, patrocinado por la ANEC recayó esta vez en Pinar del Río, cuando la máster en Ciencias Dianelys García Acosta, directora de la Escuela Provincial del Partido reveló un importante segmento de la vida política cubana hasta el triunfo de la Revolución.

Su carácter de licenciada en Historia y Marxismo Leninismo, sus 29 años dedicados a la docencia política y los 12 como directora de la escuela provincial del Partido Abel Santamaría Cuadrado, le brindaron suficiente conocimiento para imponerse en su especialidad en el certamen.

No es una labor casual, sino la fundamentación de años de estudio investigativo durante mucho tiempo, para demostrar los desmanes de la otrora sociedad capitalista cubana y que en su documento denomina La política de gastos compensatorios aplicada por Fulgencio Batista de 1952/1958 y su repercusión en Pinar del Río.

Los ideólogos del capitalismo en sus ataques propagandísticos contra la Revolución utilizan frecuentemente el supuesto lado bueno del dictador, pero la especialista pinareña revela en su tesis que el propósito real de aquel individuo, del que muestran un lado positivo, lo que hizo fue despilfarrar la poca riqueza que el país recibió de las ventas azucareras y otros productos a costa de la Segunda Guerra Mundial.

Entre sus objetivos los per-soneros del gobierno se propusieron sofocar la crisis económica nacional originada desde la década del ´30 y Batista como segundo propósito demostrar que no era necesario un proceso revolucionario si todo venía de maravillas.

“Fue una política engañosa y demagógica –explica Dianelys– porque las grandes obras de hoteles como el Hilton y Riviera fortalecieron la entrada de la mafia a La Habana; la Vía Blanca era al corredor hacia Varadero con igual propósito y la terminación del tramo de la Panamericana desde San Juan y Martínez a La Fe, era el enlace de barcos de recreo con La Florida, pero a su vez, ponerlos en función de los monopolios norteamericanos que endeudaron más al país con la expoliación y los empréstitos onerosos y enriquecer las cuentas bancarias de los políticos corruptos.

Ellos no pensaron en el desarrollo de una infraestructura económica ni en la mejoría de la población como se observó en Pinar del Río durante toda la época, sino en obras de maquillaje para justificar la subordinación de Cuba a Estados Unidos.

Entre la copiosa información expuesta por la investigadora se constata que el capital de Batista estaba presente como accionista en la mayoría de las construcciones.

El estudio es una verdadera crítica a ese oscuro momento del país, que agotó la riqueza atesorada durante la guerra, al endeudamiento de Cuba con respecto a Norteamérica y de manera especial válido la necesidad de la Revolución que hizo Fidel Castro.

Ahora ante la presencia del Referendo Constitucional, Dianelys expresa que esta historia es de necesario conocimiento del pueblo, porque cuando se vaya a las urnas, es por afianzar que jamás un pasado así pueda volver.

A quién se le podría ocurrir que en el periodo estudiado, los cubanos de a pie hubieran solo imaginado opinar sobre la Constitución.

Ahora, con una Carta Magna surgida de la esencia criolla, con valores propios y escritos por patriotas, ella, como simple, ciudadana exhorta a su pueblo a ir por el SÍ el próximo 24 de febrero.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero