Actualizado 21 / 02 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

16ºC
27ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Las ventanas y puertas de Peraza

Alberto Peraza, escritor de Pinar del Río. /  Foto: Januar Valdés Barrios.

Alberto Peraza, escritor de Pinar del Río. / Foto: Januar Valdés Barrios.

El escritor de Pinar del Río, Alberto Peraza, fue distinguido con el Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillén 2019. Se convierte así en el primer vueltabajero en alcanzar este lauro, considerado uno de los más importantes del género poético dentro del escenario cubano.

Todos lo llaman por su apellido y no por formalidad. En realidad es una de las personas más sencillas que conozco y la sonrisa es bandera en su semblante. Tiene la mirada cristalina y no le falta un consejo a la hora de ayudar a los amigos.

Supe del premio y enseguida lo telefoneé para entrevistarlo. Él aceptó con naturalidad, con la misma que limpiaba sus zapatos cuando llegué; como si no fuese el día posterior al anuncio de una muy buena noticia, sino otra jornada más. Y estaba contento; quién no le estaría ante un enorme reconocimiento.

Preparó un exquisito té de la India. Me lo ofreció en una taza azul pálido junto a una cucharita zigzagueante, que justo en su curva se montaba al borde de la taza. “El té y la vajilla son regalos de mis amigos”, mencionó. De hecho, confirmé que es muy querido, porque en varios momentos de la entrevista sonó el teléfono desde diferentes lugares del mundo para agasajarlo.

EL PREMIO

Lo otorga la Editorial Letras Cubanas, la Fundación Nicolás Guillén y el Instituto Cubano del Libro al mejor texto poético en concurso. En esta edición el jurado estuvo integrado por los poetas Domingo Alfonso, Rito Ramón Aroche y Sinecio Verdecia.

Peraza tardó solo un año en componer el cuaderno. Antes había leído algunos poemas en la Feria Internacional del Libro de La Habana; los escuchas y escritores lo incitaron a enviarlo a concurso.

A principios de octubre del pasado año lo terminó, bajo el título Macerar. El día 14 de ese mes ya estaba concursando.

“El premio Guillén tiene una plataforma bien armada promocionalmente y es garantía de que conocerán tu poesía dentro y fuera de Cuba. El diseño de la publicación es extraordinario. Además, un libro publicado por Letras Cubanas es maravilloso; y no tenía ninguno publicado por ella… significa mucho”.

Según las bases del certamen, el lauro le será otorgado oficialmente en una ceremonia que formará parte del programa general de la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana 2019.

¿Por qué escoges Macerar como título del libro?

“Quise que el título fuera un verbo, porque quería ir más a la acción. Macerar va desde un beso en la piel hasta un golpe de la vida, mediante la peculiaridad del escritor.

“Lo principal que tenemos los poetas es que el lector si identifica con nosotros. En un verso, una línea, puede estar lo que ellos sienten; aunque no sean las mismas palabras: lo importante es el hecho, la repercusión.

“Macerar son puntos de vista desde ángulos diferentes: filosóficos, sociales, políticos, ideológicos, sexuales. Es un libro muy autobiográfico. Es el libro más honesto que he escrito.

“Quienes me conocen saben que ahí está Alberto Peraza, y quienes no me conocen van a descubrir una persona desde el tuétano.

“Aquí hablo del dolor desde el dolor y desde el amor, porque expresando mi dolor quiero que otros sientan amor”.

EL LIBRO MÁS HONESTO QUE HA ESCRITO

“Es un texto en prosa poética y nunca había escrito poesía en prosa para adultos. No tiene nada de ejercicio. No pensé una palabra, dejé que saliera. No busqué un sinónimo.

“Es un libro que cualquier lector puede llegar a comprender y adaptarlo a su entorno. Eso es ganancia para los lectores”.

Macerar tiene aproximadamente 100 cuartillas, pero su autor desconoce cuántos poemas lo constituyen. No se preocupó por las cifras porque es su “yo, desbordado”, dice.

Me leyó uno de los poemas del libro inédito. En él se resumía una concepción de mundo, y su lenguaje era transparente y llano: no iba vestido de lujo sino de humanidades.

Has escrito para niños y adultos. ¿Cómo te defines en correspondencia a tus públicos?

“Desde pequeño cuando no sabía ni escribir ya hacía cuentos y las personas me rodeaban. A los cuatro años de edad, inventaba historias… Todo es circunstancial, todo me gusta.

“Prefiero comunicar, entender, incluir. Abrir puertas y dejarlas abiertas”.

¿PUNTO FINAL?

Cuando pensé concluida la entrevista me dice: “Quiero agregar algo”.

“Estoy feliz de que la primicia sea para ustedes, porque en el suplemento Pasos del periódico Guerrillero, por los años `80, publiqué mi primer poema.

“Este lauro lo dedico al periódico, a la Loynaz que me dio mi primer premio, a mis compañeros del taller de literatura de San Juan y Martínez… (El taller literario es una escuela imprescindible: te enseña a criticar, a ser constructivo, a asumir un rol observador y trasmitir ideas. Te enriquece, ya que escuchar a los demás en su lectura te hace más auténtico) … Se lo dedico a mi familia, por supuesto; a mis amigos, a todos los que han tenido que ver con mi vida literaria, a mis vecinos de Río Seco y a los de Pinar del Río”.

Peraza es, además: editor, traductor y promotor cultural; integrante de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, de la Sociedad Cultural José Martí y de la Asociación de Pedagogos de Cuba.

Posee alrededor de 30 premios y menciones; casi igual cifra de libros publicados también en tres décadas de trayectoria literaria.

Ha realizado trabajos comunitarios en defensa de la lectura y el medio ambiente en varias regiones de América. Integra el Movimiento de Poetas del Mundo y el Comité Organizador de Eventos Literarios Internacionales. Ha participado en ferias del libro en Guadalajara, Ciudad de México, Acapulco, Toluca, Nueva York, La Habana y en otras ciudades de diversas latitudes.

De cada región que visita, trae un recuerdo y lo coloca sobre una repisa. Allí tiene un minúsculo sarcófago egipcio, una pirámide precolombina, la inestable torre de Pisa o la férrea Eiffel… Debe ser el azul su color preferido porque su casa es un pedacito de mar (o de cielo) en el que predomina el añil.

Es un ser positivo, puede que altruista; definitivamente, fraterno y jovial. Se parece a su literatura. ¡Perdón!, su literatura se le parece. Insiste en que ella es una ventana o una puerta que deja abierta.

Sobre el Autor

Yanetsy Ariste

Yanetsy Ariste

Licenciada en Historia del Arte. Especialista de Comunicación externa de Radio Guamá.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero