Logo

Una cantera sin frente

Una cantera sin frente

Foto: Ariel Torres Amador

Para nadie es un secreto que el fondo habitacional cubano actual se encuentra muy deteriorado, quizás por la infraestructura de las propias viviendas o por las decenas de huracanes que han azotado al territorio en los últimos 20 años. Lo cierto es que hoy gran parte de la población construye para mejorar, ya sea por esfuerzo propio o por subsidio.

Para ello, contar con los insumos necesarios como son los materiales para la construcción es de suma importancia. En este sentido los yacimientos minerales en explotación dentro del territorio juegan un gran papel, pues son los encargados de garantizar en cierta forma la construcción de cada vivienda en Vueltabajo.

Debido a la escases de áridos en el territorio, una inquietud archiconocida por los lectores de este semanario, decidimos visitar las instalaciones de la cantera Reinaldo Mora en el municipio Consolación del Sur.

DE PLANES Y ENCARGOS

Una de las primeras preguntas en el lugar fue sobre los planes de producción debido a la escases de áridos en el territorio. De acuerdo con Fidelina Moreno Blanco, técnica en minas en explotación del frente de canteras, la “Reinaldo Mora” al cierre de julio cumplía su plan de ventas al 123 por ciento.

Por su parte, Osvaldo Torres Ramírez, jefe de cantera, alegó que de existir hoy algún problema en el caso de la arena, arena artificial, granito y gravilla este no constituía un problema de la planta, pues se cumplía con lo planificado.

“Si hay algún déficit no compete a la entidad ni al esfuerzo de los trabajadores; y aunque puede ser una realidad que nuestros planes no se corresponden con las demandas de las distintas empresas que utilizan áridos hoy, quizás habría que pensar en restructurar los pedidos o implementar una mejor planificación por las mismas”, aclaró.

No obstante lo anterior, debido a problemas con la Empresa Cubana Especializada en Explosivos (Explomat), la cantera de un plan de 25 000 metros cúbicos hasta la fecha solo acopia poco más de 6 670, con un acumulado de 11 024 metros, lo que hace un 63 por ciento, cifra esta ínfima si se analiza el desarrollo de producción futuro.

“Al no tener este desarrollo no contamos tampoco con reservas listas para la producción y actualmente estamos transitando por un periodo bastante difícil. Para garantizar lo pactado estamos trazando estrategias e implementando medidas drásticas que permitan al menos contar con algunos productos en demanda”, argumentó Moreno Blanco.

De acuerdo con ambos directivos, a la fecha se viola el plan minero de explotación, pues se trabaja en otros lugares no planificados del frente de cantera, precisamente a causa de no tener listas las mencionadas reservas.

Hoy Explomat se encuentra al 74 por ciento de lo que usualmente debe entregar como producción bruta, pues dicha empresa es la encargada de barrenar y minar el terreno para asegurar el rajón (la materia prima básica) que se convierte en los subproductos de la planta. SIN FRENTE… SIN RESERVAS… CON PROBLEMAS

Es una realidad, en la actualidad el frente de cantera (equipamiento de explotación del yacimiento) del municipio presenta problemas críticos, pues precisa de medios y tecnologías con las que no cuenta para trabajar.

“Hemos solicitado este equipamiento, pero Explomat no ha podio suplir las necesidades, porque tampoco poseen los mismos”, especificó el jefe de cantera.

“Este tema tiene sus altas y bajas. Hoy contamos con dos volquetas y dos camiones en buen estado, tenemos cargadores con problemas en los dientes y escases de piezas para el Volvo. Nuestros equipos más mal que bien funcionan.

“En el caso de las piezas del molino de la industria en la planta, existen problemas con el abastecimiento como tornillos y tuercas, laminados y rodamientos que no llegan aquí y hay que literalmente inventarlos e innovarlos para mantener el molino activo; todo ello gracias al esfuerzo de los aniristas que aquí laboran”, comentó la técnica.

A pesar de esta triste realidad, la “Reinaldo Mora” no se ha cruzado de brazos. El hecho que Exlomat no cumpla con su encargo ha obligado a los decisores a explorar acciones y trazar negociaciones internas, entre ellas el arrendamiento de un buldócer y un rompetacos pertenecientes al Mariel y a la Empresa de Cementos de Artemisa, respectivamente, todo con el fin de avanzar en la explotación de la materia prima que tanto necesitan.

Así marcha hoy esta cantera, un renglón fundamental para las construcciones a nivel provincial. Un sector que sin duda deberá ser analizado con mirada crítica para solucionar al menos parte de las problemáticas que golpean producciones necesarias y escasas en Vueltabajo.

Sobre el Autor

Ariel Torres Amador

Ariel Torres Amador

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba

Más artículos de este autor

Guerrillero © Todos los derechos reservados.