Actualizado 19 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La “Abel Santamaría” vuelve a ser noticia

Las condiciones creadas para trabajar en la cocina ayudan a alcanzar mejores resultados productivos. / Fotos: Januar Valdés Barrios

Las condiciones creadas para trabajar en la cocina ayudan a alcanzar mejores resultados productivos. / Fotos: Januar Valdés Barrios

Integrada actualmente por 307 socios, la cooperativa de créditos y servicios Abel Santamaría, perteneciente al municipio Los Palacios, sigue poniendo en alto el nombre que ostenta.

En las más de 3 000 hectáreas de uso agrícola que poseen como parte del patrimonio, sus 272 hombres y 35 mujeres convierten cada día “en milagro el barro”, y no porque precisamente estos predios sean tierras malas sino porque enfrentan los desafíos de la naturaleza y determinadas carencias propias de la actividad con más trabajo.

Conducidos desde septiembre del 2002 por Jesús Isidro Ligoña Díaz, licenciado en Química con amplio historial en Educación y devenido campesino, la “Abel Santamaría” no deja de ser noticia.

Una campaña de tabaco superior al año pasado, tanto en rendimiento como en entrega total de la solanácea, junto a la condición de mejor cooperativa de sol en palo, exhiben por estos días sus cooperativistas. Jesús Roberto Miranda resultó el mejor cosechero.

Fundadores del movimiento de los 100 000 quintales de arroz, la campaña 2017-2018 tuvo un sobrecumplimiento del plan de siembra. “Y eso que las aguas de mayo no nos permitieron plantar, pero tenemos un rendimiento de 3.6 toneladas por hectáreas que es alentador. El compromiso de entregar al país lo pactado es ley aquí”, afirmó Ligoña, quien tiene siempre palabras de elogio para sus campesinos.

El aporte de leche a la industria crece de año en año.El aporte de leche a la industria crece de año en año.

Por otra parte, el aporte de leche a la industria lleva ocho años creciendo sistemáticamente. Al cierre de julio ya habían tributado 210 612 litros, lo que representa un 114 por ciento de cumplimiento del plan (más de 18 000 litros por encima de lo previsto).

Un año grande en tomate fue esta campaña. “Imagínate que obtuvimos el tercer lugar como cooperativa más acopiadora en la provincia”, expresó con orgullo el presidente, afirmando que casi 24 toneladas se destinaron al consumo de la población y 368 fueron puestas en la industria.

Esta CCS tiene hoy 100 convenios de preceba que permiten la entrega de 240 toneladas de carne al año.Esta CCS tiene hoy 100 convenios de preceba que permiten la entrega de 240 toneladas de carne al año.

A esta última además llevaron mango y el Grupo Porcino (Grupor) se benefició con el maíz para la alimentación de los cerdos, lo cual está pactado desde hace varios años.

Llama la atención en esta área productiva los 100 convenios con 1 000 precebas que tienen concebidos para el 2018. De allí saldrán para Grupor 240 toneladas de carne de cerdo, de las cuales más de la mitad era ya, el día de nuestra visita, una realidad tangible.

Cumplir metas productivas es el destino del fríjol, cuyo contrato con el Mincin rebasó la cifra inicial. “Se trata precisamente de eso, de producir cada día un poco más, porque la economía del país lo necesita y la mesa del cubano también”, expresó Joselín Sánchez Benítez, presidente de la organización de base de la ANAP.

En su intercambio con Guerrillero explicó el impacto que ha tenido en la comunidad que la organización campesina cuente con una representación directa en la base.

“Ahora la ANAP está más cerca del guajiro, de la familia, de la comunidad y aunque solo llevamos dos años de existencia, se ven los logros: vinculación de las mujeres en los picos de cosecha, donaciones de sangre (llegaremos a septiembre con 60, en homenaje al Congreso Campesino en Armas), vínculo directo con la escuela –tenemos allí diferentes círculos de interés– , donativos al hogar materno, responsabilidad con el delegado del Poder Popular y las organizaciones políticas y de masas de la comunidad, entre otras, demuestran el trabajo anapista que se hace por acá”.

GELMA CERCA DEL GUAJIRO

El Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la Agricultura (Gelma) conocido normalmente como Suministros Agropecuarios, tiene presencia real en la CCS, pues a través de una tienda o punto de venta, los campesinos, no solo de esta estructura productiva, sino también de la “Enrique Troncoso” y la “Manuel Ascunce”, se benefician con el acceso a artículos que son básicos para el desempeño del trabajo agrícola.

Un total de 98 renglones estaban dispuestos en julio, entre ellos mangueras de agua de todo tipo, ropas y zapatos de trabajo, cajas plásticas, frontiles, yugos, limas, guatacas, machetes y palas.

Beneficio total que repercute en ahorro de tiempo para el campesino y en calidad de su quehacer. “Nadie tiene que esperar por reparar, por ejemplo, una cultivadora, la puede comprar nueva”, afirma Ligoña.

Los beneficios además se expresan en el hecho de que es mejor poder trabajar con cajas plásticas para recolectar tomate, mango, que con envases de madera. Las primeras tienen un valor de 25 CUP y cuidándolas duran siete años; en cambio las de madera son más baratas pero no duran tres vueltas, explicó Ligoña, algo que los campesinos reconocen como muy positivo

UNA ESTRUCTURA DIGNA DE SUS SOCIOS

Eso precisamente nos pareció el módulo socioadministrativo que después de un tiempo en construcción lograron llevar a término feliz, con un costo de inversión de 400 000 pesos.

Pero ahora poseen un buen teatro, excelentes oficinas, una cocina comedor dotada de todos los equipos, lo que permite laborar con mejores condiciones.

“Si alguien está contenta con todo esto soy yo, la cocinera”, así me dice Elia Rosa Travieso Arocena, una mujer mantuana, que hace cuatro años le cambió la vida para bien al venirse a vivir cerca de las hijas, casadas por estos lares.

“Desde cocinas con gas licuado y de inducción, ventilador, refrigerador, ollas reinas y arroceras, cafetera, termo, en fin, todo mejor que en muchas casas. Nadie diría que esta es la cocina de una cooperativa, fíjese bien para que usted vea”, insiste Elia Rosa, una mulata cuyo sazón pudimos degustar y en verdad tiene mérito.

Ella todos los días enfrenta la misión de cocinar para los trabajadores asalariados que son los que laboran en el socioproductivo y de aseguramiento a la cooperativa, entiéndase económica, personal que atiende el seguro, administrador, choferes, entre otros.

Todos manifestaron satisfacción por la calidad de los alimentos y la cocción de los mismos, pero también por el reconocimiento monetario que tienen, pues el salario medio hasta junio estaba en 1 466.51 pesos, con utilidades de 83 214.

Mientras más se produce, más ventas al Estado generamos y más dinero se percibe en general, lo cual es satisfacción para todos, concluyó Ligoña, quien no puso en duda que este año puedan vender los 23 215 200 pesos planificados.

Sobre el Autor

Daima Cardoso Valdés

Daima Cardoso Valdés

Licenciada en Derecho en la Universidad de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero