Actualizado 25 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Por una Constitución más parecida a nuestro tiempo

Participar en la conformación del Proyecto de Constitución es un derecho del pueblo. / Foto: Januar Valdés Barrios

Participar en la conformación del Proyecto de Constitución es un derecho del pueblo. / Foto: Januar Valdés Barrios

La Carta Magna de una nación es el documento que traza los derechos y deberes que los ciudadanos deben gozar y cumplir respectivamente. También se le reconoce como Ley Suprema y constituye en sí una pauta para la gobernación.

Ha de ser el país volcado en el papel, un registro fiel de su realidad económica, política y social; un reflejo de los ideales y presupuestos que rigen la moralidad y el decoro de sus habitantes.

La constitución vigente en Cuba data de 1976. Han transcurrido 42 años desde entonces y aunque se han realizado dos reformas parciales –en 1992 y 2002– se hace pertinente ajustar la norma jurídica a la realidad de los cubanos.

“La actual reforma pretende que las disposiciones constitucionales se avengan a la Cuba de hoy, que experimenta un perfeccionamiento socio-económico y político atemperado a unas expectativas de desarrollo a largo plazo, en un escenario –nacional e internacional– diferente del que vio nacer el texto precedente”, refirió en entrevista a Guerrillero la doctora en Ciencias Jurídicas Orisel Hernández Aguilar, profesora del departamento de Derecho de la universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

¿Qué beneficios reportará a los cubanos la aprobación de una nueva Carta Magna?

“Dado que la propia ciencia del Derecho ha avanzado, les permitirá tener una norma suprema más moderna y abar-cadora, un instrumento para la defensa de sus derechos y una guía para el cumplimiento de sus deberes”.

¿Cuánto de avanzado es el actual Proyecto de Constitución en comparación con la Ley de Leyes en vigor?

“El actual Proyecto es fiel seguidor de los principios que inspiraron la Carta Magna vigente; sin embargo, como resultado de su carácter revolucionario, supone el avance a un plano superior. Todos los aspectos esenciales de una norma constitucional presentan en el Proyecto una superación de su predecesora: el Preámbulo actualiza los antecedentes y pilares que sustentan el modelo del Estado cubano; los fundamentos económicos recepcionan los cambios que desde los documentos programáticos del Partido se han venido generando; los derechos, deberes y garantías se amplían y fortalecen; el diseño del aparato estatal se moderniza y la cláusula de reforma constitucional se perfecciona y actualiza”.

¿Qué importancia usted concede al proceso de discusión popular a lo largo y ancho del país?

“La importancia puede verse en dos sentidos fundamentales: en lo que el pueblo puede aportar a la Constitución –entiéndase correcciones, enmiendas, incorporaciones…, en fin, todos los elementos que consideren oportunos para que el resultado sea expresión de su voluntad soberana– y en lo que la consulta popular le puede aportar al pueblo en términos de cultura del debate, incremento del sentido de pertenencia con su sistema jurídico-político y conciencia jurídica.

“En cualquiera de los dos sentidos el proceso adquiere un carácter trascendental, pues da la posibilidad de marcar un hito en la historia reciente y sentar una pauta esencial para el futuro”.

“Los enunciados de la nueva Constitución tendrán en cuenta los principios humanistas y de justicia social que configuran nuestro sistema político y considerarán como pilares inconmovibles la irrevocabilidad del sistema socialista que soberanamente adoptó nuestro pueblo. Ratificarán hoy más que nunca, la unidad nacional y el papel del Partido Comunista de Cuba, como vanguardia organizada y fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”. (Palabras de Miguel Díaz Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en la Sesión Extraordinaria de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.)

Analizar con profundidad los contenidos del Proyecto de Constitución es la base de un buen debate. / Foto: Januar Valdés BarriosAnalizar con profundidad los contenidos del Proyecto de Constitución es la base de un buen debate. / Foto: Januar Valdés Barrios

El proyecto de Constitución deberá ser ratificado por el voto positivo de la mayoría de los cubanos con derecho electoral, en referendo convocado por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Previo a esta etapa, se desarrolla en todo el país una consulta popular con el objetivo de que las personas estudien el texto, lo valoren, y construyan colectivamente la Carta Magna que regirá en Cuba por los próximos años.

A propósito, nuestro equipo de reporteros conversó con Camilo Vidal Pérez Padrón, presidente de la comisión para atender la consulta popular en Pinar del Río.

“El Partido está rectorando el proceso. Organizó seminarios para la capacitación de cuadros y especialistas y vela porque todo fluya correctamente y porque se responda a los intereses del pueblo.

“La población ha asistido organizada y respetuosamente a las reuniones. Hay un apoyo mayoritario al proyecto constitucional; no obstante, debo insistir en que las personas continúen preparándose para el debate, que lean el documento y lleven sus propuestas por escrito para que estas ideas queden correctamente plasmadas en las actas”.

Según Oscar Martínez Hernández, integrante de la comisión de colaboradores –grupo a cargo del procesamiento de información–, uno de los temas que más polémica e inquietud ha generado es el concerniente al matrimonio. El párrafo 192, artículo 68, lo concibe como la “unión voluntariamente concerta¬da entre dos personas”.

Opiniones recurrentes exigen que se modifique y en su lugar conste “la unión voluntariamente concerta¬da entre un hombre y una mujer” como hasta el momento.

De aprobarse lo primero se abriría un diapasón de derechos y oportunidades para las personas de diferente orientación sexual.

“Una ley posterior regularía la formalización, reconocimiento y disolución del matrimonio, así como los derechos y obligaciones que de este deriven. Por lo tanto, el alcance que se le estaría dando al matrimonio, en uno u otro caso, queda por establecer. No obstante, la inspiración del texto sugiere que se trataría de darle las mismas facultades a cualesquiera que fueran las uniones reconocidas como tales”, explicó la doctora Hernández Aguilar.

Igualmente ha sido discutido el párrafo 403, artículo 121: “El Presidente de la República puede ejercer su cargo hasta dos periodos consecutivos, luego de lo cual no puede desempeñarlo nuevamente”. Algunos proponen prolongar por más tiempo la permanencia del presidente y extender hasta los 65 años la edad del mismo para ser elegido en un primer periodo.

El párrafo 571, artículo 169, referente al nombramiento del Gobernador Provincial, como máximo respon¬sable ejecutivo-administrativo en su territorio, también ha suscitado el diálogo. Las personas muestran su apego a que siga llamándose “Presidente”.

Sobre este particular profundizó la profesora Orisel: “Dado que el Proyecto reconoce a la provincia como un nivel intermedio entre el Gobierno de la República y el del municipio, a la par que confiere expresamente autonomía a los territorios, pudiera pensarse que se trata de un cambio en pos de la descentralización a favor de las localidades. Sin embargo, durante el periodo revolucionario, nos habituamos al sistema del Poder Popular a todos los niveles y este diseño –con un Gobernador y un Consejo– supone una novedad para todos, cuyo alcance tendremos que valorar en la práctica”.

Una vez que el texto constitucional sea sometido a referendo y ratificado por el pueblo, los juristas cubanos se enfrentarán al reto de diseñar instrumentos legales específicos.

Corresponderá entonces a la Asamblea Nacional del Poder Popular y al Consejo de Estado revisar algunas leyes y decretos leyes, y emitir otros nuevos, para materializar los enunciados del Proyecto y sentar las bases del resto del proceso normativo.

Infografía. / Diseño: Osmay Pérez GarcíaInfografía. / Diseño: Osmay Pérez García

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero