Actualizado 13 / 11 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

21ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Hombres que transportan Proeza

Héroes del trabajo en Pinar del Río. / Foto: Heidy Pérez Dueñas

Héroes del trabajo en Pinar del Río. / Foto: Heidy Pérez Dueñas

En mi tierra, la de Vueltabajo, hay héroes, y no son imaginarios: son reales.

Ellos no aparecen en los libros de historia antigua, tampoco visten con capas como los protagonistas de las series infantiles ni tienen poderes como Batman o Spiderman, ellos caminan por ahí, son sencillos y responden a nombres propios.

Conversé con tres, cada cual intérprete excelente de su tarea, todos presentan algo en común: pertenecen al Ministerio del Transporte y fueron titulados como Héroe del Trabajo de la República de Cuba.

MI PRIMER HÉROE

Félix Rivera Páez conoce de raíles, de coches y locomotoras; sabe los secretos que guarda cada estación de la provincia, sobre todo la central.

Trabaja desde 1981 y ya en 1988 fue condecorado como trabajador Vanguardia Nacional. A partir de ahí se mantuvo 21 años consecutivos ostentando el título.

“Es un compromiso que tengo con mi país porque es el reconocimiento a mi trabajo, a la labor realizada durante tantos años. Para ser Héroe del Trabajo nos tenemos que parecer al concepto de Revolución, es decir, ser sencillos, honestos, trabajadores y aportar todo lo posible al beneficio de la sociedad, sin tener algún interés en lo particular”, dijo.

Empezó de soldador de equipos ferroviarios y hoy se mantiene en esa función. “Reparo coches, planchas para contenedores y locomotoras, entre otros equipos. En esta tarea entra a jugar un importante papel la labor de los innovadores y los nuestros son de referencia en la provincia.

“Durante el periodo especial mis compañeros y yo hicimos los coches que hoy viajan por las vías. Suman más de 17 y recuperamos alrededor de 15 planchas para contenedores, más el equipo de transportar chatarra y áridos”.

OTRO ACTOR DE HEROICIDAD

Jorge Tura Ramos es de esos hombres que no le temen a nada, tanto así que se burla de la electricidad y la toca con sus propias manos. No importa la tensión, lo de él es resolver los problemas de la Unidad Empresarial de Base Camiones.

Tiene 72 años y pareciera que todavía le quedan muchos para jubilarse, pues su espíritu es aún joven y quiere seguir, hacer más historia, buscar nuevos caminos, continuar útil.

Haberlo condecorado como Héroe en el 2010 le impregnó las ganas de seguir, porque le gusta resolver todo cuando de problemas técnicos se trata.

“Estoy muy contento por haber trabajado tantos años en Camiones y tener la posibilidad de continuar allí. Creo que todavía le soy útil a mi Empresa. Vivo frente a la Base y si hay dificultad con algo me mandan a buscar. Mientras tenga esta salud no hay líos: hay viejito para rato.

“Todo lo que es electricidad es mío en la Empresa de Camiones. Cuando comencé fui poco a poco subiendo, superándome hasta que me hice dueño de la electricidad completa, tanto en los edificios como en los camiones y las máquinas.

“Estoy contento con lo hecho hasta hoy, pero no satisfecho, siempre puedo dar más”.

EL TERCERO Y ÚLTIMO EN LLEGAR

Aunque esto no sea una competencia, el turno le toca ahora a un campeón de 64 años: él tiene historias de un taxista, pues cada viaje tras su volante lo convierten en testigo de muchas anécdotas, en cómplice de determinados amores y también, por qué no, de confidente de sus trotamundos.

Norberto Toledo Crespo es Héroe desde el 2014 y en sus planes no figura una retirada, quiere ver cuántos años más puede continuar su marcha sobre ruedas.

Comenzó en el movimiento de los destacados del Transporte desde 1974; ya en el ´82 se tituló como Vanguardia Nacional y a partir de ahí vinieron 18 años con esa condición.

“Desde chiquito me gustó manejar. En la época del Servicio Militar opté por el timón y me llevaron para Holguín a pasar un curso de chofer mecánico, desde entonces estoy en la carretera.

“Además de manejar he hecho otras cosas como participar en cosechas tabacaleras y zafras azucareras y cafetaleras. Dejaba el taxi parqueado y me iba para la agricultura, por la necesidad del país, siempre di el paso al frente.

“Mi pasión es el timón, nunca he tenido accidentes y tampoco me han quitado la licencia y eso que manejo desde 1970.

“Mi profesión exige siempre un buen rostro, un buen trato desde que empieza el día. Recuerdo cuando estuve seis años en el traslado de enfermos a La Habana y el trato a ellos es diferenciado.

“Un Héroe del Trabajo tiene que ser una estrella, –asegura– no solo en el trabajo, sino en la familia, tiene que pensar más en los demás, a mí me quieren en todos los pueblos que voy. Los turistas me dicen, ‘pero usted conoce a todo el mundo’, y es que la comunicación en nosotros es muy importante”.

Sobre el Autor

Heidy Pérez Barrera

Heidy Pérez Barrera

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río, Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero