Actualizado 24 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

De embarque no solo el nombre

Esta es una escena común en los puntos de recogida de pasajeros. La indisciplina de algunos choferes lleva a que impere la ley del más fuerte entre los que tienen necesidad de viajar. / Fotos: Vania López Dias

Esta es una escena común en los puntos de recogida de pasajeros. La indisciplina de algunos choferes lleva a que impere la ley del más fuerte entre los que tienen necesidad de viajar. / Fotos: Vania López Dias

Viajar todos los días constituye un desafío al que se somete un grupo nada despreciable de pinareños.

Llegar a los lugares de destino puede demorar horas, pues además de los daños al transporte, incide la violación constante de choferes que impunemente no paran en los puntos de embarque e irrespetan a los inspectores. Guerrillero busca un acercamiento al tema.

TRAS LA HUELLA

Jueves 14 de junio, 2:16 p.m., un yipe de la UAM, chapa B 190 718. Un conductor ya entrado en años, ignora que el punto frente a Componentes Electrónicos está copado de personas. Le señala al inspector que él se queda ahí, y continúa su viaje. Este equipo de periodistas le siguió el rastro. Cuando traspasó, por la Autopista Nacional, el puente de Las Ovas, nuestro chofer le hizo señal de pare. Lo interpelamos para conocer las razones por las cuales no había recogido, pues iba vacío. Respuesta sin lógica y una disculpa baladí que no resuelve el problema.

Lunes 18 de junio, 11:00 a.m., camioneta de Etecsa, chapa B 126 591. Un conductor joven no presta atención al inspector que le señala al fondo del hospital León Cuervo Rubio que se detenga. Repetimos la escena: le seguimos el rastro. Llega y se detiene al costado del Telepunto en la calle Juan Gualberto Gómez (Delicias). Fuimos hacia él para conocer por qué actuó indiferente. No tiene razones convincentes. Es que no existen razones que convenzan.

Estos son solo dos ejemplos de los muchos, que tras las más disimiles mímicas, evaden a los inspectores estatales que tienen la misión de hacer cumplir la Resolución 435, emitida por el Ministerio de Transporte en el año 2002.

Guerrillero, durante varios días, visitó diferentes puntos de recogida de pasajeros para conocer el estado de opinión de la población que recurre diariamente a esta alternativa. En los recorridos comprobamos que otros factores como la estabilidad y seriedad de los inspectores estatales atentan también contra un mejor flujo de viajeros.

La ausencia de inspectores en algunos puntos de embarques como el ubicado en las cercanías de Componentes Electrónicos y en la avenida Rafael Ferro se hizo recurrente en nuestras visitas.

Igualmente corroboramos que algunos incumplen con su horario de trabajo, comprendido entre las siete de la mañana y las 12 del mediodía y de dos de la tarde hasta las seis. Los hay que no registran las incidencias que se presentan, es decir, anotar las chapas de los autos que no responden positivamente.

La violación por los inspectores del costo del pasaje genera más inconformidad en la población, a quienes estos exigen un precio diferente al establecido u omiten este.

Sobre el tema, Juana Monterrey Pita, jefa del Departamento de Medios Alternativos del Grupo Empresarial de Transporte en la provincia, explicó que existen diferentes tarifas.

“En los puntos dentro de la ciudad como los ubicados en las paradas de la ESPA, el hospital León Cuervo Rubio, el Miliciano, Tejas y el de la Alameda rumbo al casco urbano, el servicio cuesta 20 centavos; mientras, en otros como el de Componentes Electrónicos, varía entre los 60 centavos y un peso, en dependencia de la distancia”.

ODISEA DEL QUE ESPERA

Aleida Sanjudo Acosta, como muchos otros ciudadanos, conoce bien de cerca esta odisea. Hace pocos días, el 13 de junio, ella estuvo desde las 10:40 de la mañana hasta las dos de la tarde en “los amarillos” de la salida del hospital Abel Santamaría. Iba para Alonso de Rojas, en Consolación del Sur.

“Oiga, en los últimos días no están entrando las guaguas como antes, y todo el mundo no tiene para pagar una camioneta. Algunos vienen a pasear, pero otros por líos de enfermos y déjeme decirle que viajando en camioneta el bolsillo no aguanta”.

Las más de dos horas que pasó José Ángel Arencibia Padrón en el punto de embarque cercano a Componentes Electrónicos lo hicieron comentar con espontaneidad: “Desde que quitaron guaguas esto está malo, malo.

El inspector que viene aquí es como una figura decorativa. Él para los carros, pero los choferes le indican: ‘Voy para la ciudad’, ‘Me quedo allí’… No sé, tal parece que hay una fiesta por ahí”.

“Nadie para, esto es al garete, no hay respeto. Lo fundamental es darle potestad al que trabaja y ser fuerte con los que no paran. Ha habido carros de Turismo que se detienen y recogen, en cambio conozco vehículos que se van por la fábrica de cerveza para no parar. Estoy al pensar que hay una empresa que se llama ‘Allí’, porque todos dicen que van para allí”, expresó José Felipe Rodríguez Miranda, de Briones Montoto.

Una opinión parecida es la de Yamilka Reinoso Román, que vive en esta última comunidad y trabaja en DELTA Seguridad.

Por los 10 puntos de embarque que existen actualmente en la urbe pinareña, en lo que va de año más de 794 000 personas se trasladaron desde la ciudad hacia otros lugares. Sin embargo, serían muchos más los beneficiados si algunos choferes de vehículos estatales hubiesen colaborado con la transportación alternativa de pasajeros.

A FALTA DE PAN… CASABE

Para aumentar la frecuencia de salida de cada ruta en Pinar del Río la Empresa de Ómnibus necesita de 85 a 90 equipos diarios funcionando, una cantidad de la cual la provincia no dispone. La dificultad para acceder a los accesorios y piezas de repuesto y la reducción del combustible, atentan contra ello.

Lo anterior obliga a respetar y responder a la señal de pare de los inspectores, que es una necesidad imprescindible. No es un acto voluntario, un “favor” de los conductores estatales, los directivos tienen que ser enérgicos. Las medidas que se aplican no son ejemplarizantes.

Hay que dar, como administración, la batalla junto al pueblo. Recordar que la propiedad social en Cuba es socialista y que todos somos dueños de esos recursos. Mientras no lo veamos así primará la enajenación sobre el tipo de propiedad, seguirá la indolencia y el irrespeto y seguirán padeciendo nuestros compatriotas en las paradas y puntos de embarque.

Hasta el puente de Las Ovas, por la Autopista Nacional, seguimos a este yipe que no paró en “Componentes Electrónicos”. Su chofer no tenía argumentos para su actuar.Hasta el puente de Las Ovas, por la Autopista Nacional, seguimos a este yipe que no paró en “Componentes Electrónicos”. Su chofer no tenía argumentos para su actuar.

Nota: Guerrillero ofrece sus páginas para publicar las chapas, nombre y apellidos de los choferes y directivos, empresas y entidades a las cuales pertenecen los infractores y las respectivas medidas disciplinarias de quienes en una situación tan compleja como la actual no cumplen con la Resolución 435 del Mitrans.

Sobre el Autor

Yurina Piñeiro Jiménez

Yurina Piñeiro Jiménez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz de Pinar del Río, Cuba

Comentarios   

Yuya
-1 # Problema de hace mucho tiempoYuya 25-06-2018 19:22
el problema no es solo que no recogen en los puntos de control, por ejemplo yo soy del 10 de Luis Lazo y allí para llegar eso es casi una mala palabra, eso sin contar que el viaje que da la guagua es solo una vez en la mañana y una vez en la tarde cuando deberían haber más viajes al día. Muchas han sido las ocasiones que he viajado de La Habana a Pinar en solo 2 horas y he estado en pinar casi todo el día para poder llegar al diez, o acaso el gobierno no sabes que hay mujeres embarazadas que van a turnos y necesitan coger guaguas, yo estoy en ese caso y no puedo subirme en cualquier cosa para poder llegar a mi casa y eso sin contar las veces que me han dado fatigas por el sol y de estar de pie tanto tiempo esperando que algún alma caritativa te recoja y te d eun aventón hasta tu destino.
Creo que si pusiesen mas guaguas de las que van hasta el 5 hasta el 10 se resolvería un poco el problema, aunque hoy los fantasmas por así decirle que van al 5 no alcanzan ni para empezar.
Responder

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero