Actualizado 18 / 07 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Otro gallo cantará

Cambio total en la fachada del Pio Pío (1)

Cambio total en la fachada del Pio Pío. / Foto: Januar Valdés

No trabajo aquí desde que el medallón o la croqueta costaban 20 quilos, la cerveza 60 y la malta 40. Con dos pesos comías de todo y había para elegir entre pollo ahumado o frito, sopa, arroz con pollo, caldo y muchas formas en las que se hacía esa carne. Después, con el tiempo, se perdió la costumbre”, cuenta sobre el restaurante, Miriam Olivera Hernández, quien estaba jubilada y ahora regresa al establecimiento para reemplearse.

De igual manera retoma el Pío Pío, en su nueva etapa, recetas viejas, normas, especialidades y trabajadores fieles. A lo que la señora agrega entusiasmada “los vecinos están locos porque abra ya”. El resto de los colindantes del reparto Cuba Libre de la capital pinareña se suman a las expectativas que destila la reparación de la unidad. Desde el 24 de mayo a la fecha, las labores constructivas llegan a cada área del centro. Algunas nuevas, unas rehechas y otras con pequeñas transformaciones. LO FÍSICO

Actualmente la unidad tiene cinco sitios para el consumo, que suman una capacidad para 100 personas. Al patio frontal, al restaurante y a la cafetería se unen las cúpulas del patio exterior y un reservado. Se remozaron por completo además los baños públicos y uno para el personal, la cocina, el área de fregado, el almacén y las oficinas administrativas. El total aprovechamiento del espacio y la amplia variedad de ofertas especializadas que trae consigo la reapertura del Pío Pío, prevista para finales de diciembre, han demandado mejoras en la macabra infraestructura que presentaba el lugar. “La corriente era soterrada y cada vez que llovía había apagón, por eso la parte eléctrica se hizo nueva. Muy parecido pasaba con la hidráulica, todo lo que había era un tubo con desagüe para la calle. Tuvimos que impermeabilizar el techo porque cuando llovía aquí se filtraba el agua por muchas partes. Esas cosas ya no son un problema”, comentó a Guerrillero Ramón Curbelo Ortega, administrador del centro. A LA VISTA

Liduvina Barrios Villarreal es otra de las trabajadoras de antaño. Sus palabras también evocan el pasado con las alitas de pollo y las mollejas empanizadas; al mismo tiempo que alagan la imagen que se anticipa en la instalación. La apariencia del restaurante es uno de los principales asuntos asistidos. Para ello, los muros del exterior fueron enchapados y decorados. El cartel lumínico, el patio con sus sombrillas, los colores, las lámparas, el mostrador y otros detalles concuerdan para agradar al cliente. “Hoy tenemos equipos nuevos: freidora, plancha de grillar bisté, exhibidores, licuadora, aires acondicionados, mesa caliente, tres neveras y todo el mobiliario. En general, estamos al 90 por ciento de terminación”, añadió Curbelo Ortega. Algo así no sucedía en esta instalación desde su creación en la década del ´70. Para llegar hasta aquí pasó por diferentes etapas: hamburguesería, como comercio, área de bebida, o simplemente para la venta de productos sellados. En esta ocasión el establecimiento gastronómico cambia en coherencia con los aires de una ciudad de cumpleaños y por el advenimiento de otro enero. EL ARROZ CON POLLO Y MÁS

Crema de pollo, parte de una bechamel con nuez moscada, harina, leche y sal; punteada con pimienta, se mantiene en baño María y por otra parte el pollo asado debe estar listo. A la hora que el usuario pide la crema, 58 gramos de la carne se trocean y se echan en la taza del consomé con la que será servida. La crema de pollo es uno de los platos para degustar en la unidad. Uno de tantos que representarán su exclusividad en la culinaria pinareña. Más allá de la reparación, el Pío Pío opta por un servicio de excelencia, tanto en opciones alimenticias como en la asistencia a la mesa. El rescate de la concentración en recetas con pollo emerge como otro paso en Pinar del Río hacia la reanimación de la gastronomía especializada. Anteriormente la cocción era en fritos y asados, tradicional y común. Ahora se mueve entre fórmulas por primera vez en las normas técnicas y otras retomadas de viejos tomos de cocina de los ´60, conservados en el Grupo Empresarial de Comercio. Para Dagoberto Azcuy Izquierdo, el chef que dirigirá la cocina del Pío Pío, las opciones que estarán en la carta hacen que el lugar sea único. “Tenemos una propuesta de menú muy buena donde contamos con entrantes como la croqueta de pollo, crema, consomé, dados de queso, brochetas mixtas y ensalada; potajes como sopa de subproducto y ajiaco. De plato fuerte se plantea el bisté de pollo natural, asado, frito, fricasé, a la golden blue, relleno con vegetales, bombón de pollo y bisté empanado. En las guarniciones se contará con arroz blanco, con pollo, moro, con vegetales, mixto, paella cubana y frito. También postres e infusiones”, enumeró el especialista. EN LA MESA

Entre las intenciones del experto está la de hacer los platos con una presencia fina y confiable para el comensal. “Por ejemplo, el pollo a la golden blue va a tener un montaje muy diferente al que se ve normalmente. Se pretende colocar diagonal en el plato de tal forma que el cliente perciba que adentro lleva lo que dice la receta. Las partes a utilizar son muslo y contramuslo”, adicionó Azcuy Izquierdo. Por su parte, el bombón de pollo es el contramuslo relleno con jamón y queso, empanizado, frito y colocado de tal forma que se pueda tomar por arriba. Algunos platos son para el restaurante y otros para las diversas áreas con el fin de que acompañen las bebidas, las cuales serán vendidas en CUC. A la par, la casa también extiende su lista de comestibles a platillos con cerdo como el bisté empanado, las brochetas, la chuleta natural y el bisté uruguayo. Prestarán especial interés en el arroz frito tradicional con jamón pierna y el resto de los ingredientes que lleva. Los precios aún no se han determinado. “Trabajamos para montar correctamente el servicio de salón, que es el espejo de la unidad. Aunque la cocina esté bien, si el servicio de salón no es de puntería con palabras como ‘buenos días’, ‘buenas tardes’, ‘disculpe’, ‘¿les puedo servir?’ y con rapidez, entonces no valen los esfuerzos”, concluyó el chef. Una afirmación acertada que se materializa con la preparación a trabajadoras de salón. Estrategias para que el cliente conozca el nombre de la dependiente con un servicio dirigido e íntimo, platos que juegan con sabores y formas de combinarlos, reservado, sombrillas en el patio, junto a la aptitud del personal, son algunas de las distinciones que el Pío Pío reserva para su nueva etapa. La imagen del Pio Pío cambia tras el proceso de reanimación. / Foto: Januar ValdésLa imagen del Pio Pío cambia tras el proceso de reanimación. / Foto: Januar Valdés Se aumenta el número de capacidades para los comensales en el patio del Pio Pío. / Foto: Januar ValdésSe aumenta el número de capacidades para los comensales en el patio del Pio Pío. / Foto: Januar Valdés

Sobre el Autor

Anelys Alberto Peña

Anelys Alberto Peña

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero