Actualizado 25 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Una historia “callada” de 50 años

1-	Fachada del edificio en cuya planta baja radicaba La Llave, hoy TelePinar / Foto: Jandro Manuel Sartorio

1- Fachada del edificio en cuya planta baja radicaba La Llave, hoy TelePinar / Foto: Jandro Manuel Sartorio

Cuando se vuelve a la historia de la mano de los autores resulta un viaje para agradecer, más si se trata de un hecho inédito que reafirma el orgullo de las actuales generaciones por saberse parte de esa obra, en la cual cubanas y cubanos han expuesto su vida para llegar a la independencia que hoy se disfruta.

La historia “callada” de los primeros años de la Revolución obligaba al silencio para defenderla, a misiones ocultas cuyos protagonistas apenas se descubren, pues se pensaba después en el riesgo, si se pensaba, y héroes anónimos resultaron de disímiles enfrentamientos al enemigo. Mártires unos, otros sobrevivieron para contar el glorioso quehacer de los órganos de la Seguridad del estado y también de quienes dentro de sus filas murieron en el cumplimiento del deber. Por eso hay que recordar a Eustaquio Montano Chirino, el joven de Dimas que insistió en mantener las comunicaciones con su teléfono de campaña, para que no se frustrara la operación aquel nueve de agosto de 1967, registrada como caso Langosta. TRAS DOS AGENTES DE LA CIA 1-	Sin pasado no hay presente, estamos obligados a recordar, nos asegura Bouzón / Foto: Blanchie Sartorio Díaz  Sin pasado no hay presente, estamos obligados a recordar, nos asegura Bouzón / Foto: Blanchie Sartorio Díaz Han transcurrido 50 años y para Alejo Bouzón Díaz los hechos son vívidos. Como jefe territorial de la Seguridad del Estado nos refiere los muchos intentos de la CIA para infiltrar agentes por las costas occidentales.”En esta ocasión el oficial de la Seguridad que atendía el área de Dimas, Vicente Mederos Cueto, recibió información de que entraría al país a saludar la familia un connnotado desafecto de esa zona, lo que se verificó e inició el expediente y su proceso investigativo. “El día nueve de agosto una patrulla de las Topas Guarda Fronteras de la unidad de Dimas, integrada por Manuel Martín Arroyo y José Lino Moreno, en su recorrido por la zona de Biajaca, al sur de esa unidad, se encontraron con cuatro elementos, quienes se dieron a la fuga ante la voz de alto y se perdieron. Cuando informan al oficial Vicente yo estaba en la Unidad y nos dirigimos al lugar, donde se ocupa una mochila con materiales de cura y otros que evidenciaban su procedencia de los Estados Unidos. “De inmediato comenzó la operación para capturar a los agentes infiltrados, en la que intervinieron Amado Valdés, jefe provincial de las TGF y Rogelio Payret, jefe nacional de esas fuerzas. Por mar y tierra, con unidades de superficie y embarcaciones pesqueras de las cooperativas de Arroyo y Dimas se iniciaron recorridos marítimos hasta Puerto Esperanza. Vicente y yo abordamos a Francisco Valdés Carmona, pescador conocido como El Enano, y en su bote nos dirigimos a registrar esteros y zanjas de la zona del litoral por donde se habían fugado.” A Bouzón, hoy coronel retirado, el mar le ha resultado un buen compañero desde su infancia y muchos recuerdos de la lucha clandestina y del triunfo de la Revolución le atan a él. “Al llegar a un estero conocido por Flote, en la zona de Biajaca, cubiertos por ramas de mangle encontramos a los agentes Daniel García Casaña y Aníbal García Díaz, quienes después confesaron traían la misión de contactar con una red de espionaje radicada en la capital de la República, con el objetivo de suministrar equipos y obtener información de puntos vulnerables donde realizar sabotajes.” Lamentablemente, el joven de 26 años Montano Chirino, orgulloso de la misión que cumplía para mantener las comunicaciones con los distintos puntos de la zona donde se realizaba la operación, no se percató del peligro que representaba el uso del equipo bajo descargas eléctricas y fue alcanzado por una de ellas. “Aquel joven lo hizo por colaborar de forma voluntaria, era miliciano, no se amilanó ante el mal tiempo y la inexperiencia hizo lo demás, podía haber dicho que no, pero quería contribuir a capturar a los enemigos de la Revolución.” Quienes fueron afectados por las leyes revolucionarias aspiraban volver para recuperar lo que ahora pertenecía a los dueños legítimos: obreros, campesinos, pescadores y para ello servían de instrumento a los intereses del imperialismo, no menos molesto con la osadía de Fidel y su pueblo. “A Daniel García, procedente de una familia adinerada aquí en Pinar del Río lo conocí antes de que abandonara el país, su familia era propietaria de varios negocios, entre ellos Ómnibus Aliados y el garaje La llave, importante agencia que comercializaba vehículos norteamericanos marca International...”. “En aquella operación extrañé la presencia del Capitán San Luis, entonces delegado provincial del MININT, quien nos tenía acostumbrados hasta pocos meses atrás a participar como uno más en estos enfrentamientos y me dijeron que estaba pasando una escuela...luego conocimos que este hombre ejemplar había partido a Bolivia y junto al Che demostró su calibre de capitán valiente”. A la historia hay que volver constantemente, nada de olvidar...

Sobre el Autor

Blanchie Sartorio

Blanchie Sartorio

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero