Actualizado 19 / 08 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La lucha contra bandidos en Vueltabajo

El triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959 y las acciones implementadas en beneficio de la ciudadanía como la Ley de Reforma Agraria, fueron rechazadas crudamente por la burguesía nacional y el imperialismo, quienes alentaron la creación de bandas armadas para aniquilar al naciente estado.

Hacia los primeros meses de 1959 los bandidos comenzaron a articularse en diferentes sitios de Vueltabajo, desde donde planearon y ejecutaron actos bárbaros contra la población inocente.

Algunos batistianos prófugos fueron sorprendidos por los revolucionarios el 19 de septiembre de 1959 en la zona de Pan de Azúcar. Allí fue hecho prisionero el exteniente del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), Sotero Macagüero Delgado, integrante de la banda del Cabo Lara que operaba en la Sierra de los Órganos.

Era una banda peligrosa que sembró el pánico entre los pobladores rurales. Para combatirla Fidel Castro creó la milicia campesina conocida como Los Malagones.

"Luis Lara Crespo había militado en el ejército de Batista. Por ese entonces tuvo lugar la masacre de Cabañas donde fueron asesinados más de 23 jóvenes. El cabo Lara fue uno de los autores de la matanza. En el año 59, es detenido por las fuerzas revolucionarias y llevado al cuartel de la guardia rural de Bahía Honda; pero logró escapar y encontró refugio en el poblado de Pons donde creó su propia banda", relata Lázaro Gómez Gonzáles, jefe de Trabajo Patriótico Militar Internacionalista de la dirección provincial de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, quien tuvo una participación activa en la lucha contra bandidos.

"Lara y sus seguidores asaltaron y quemaron la bodega del pueblo de Pons en la madrugada del 14 de agosto de 1959 para robarse los víveres", rememora Lázaro.

"Al día siguiente, mientras se encontraban descansando en su campamento de la Sierra Derrumbada, en Viñales, fueron cercados por las fuerzas del comandante Antonio Sánchez Díaz, (Pinares) y se produjo un enérgico combate en el que resultaron capturados cuatro bandidos".

El resto de los efectivos logró huir y se reagrupó en la zona comprendida entre la Sierra de Pica Pica y San Carlos.

Los milicianos encabezados por Leandro Rodríguez Malagón dieron captura al cabo Lara y a su tropa el 16 de octubre de 1959, solo 18 días después de que les fuera asignada esta misión.

La banda de Cara Linda

"En el mes de abril del propio año 59, hay un casquito detenido en el regimiento de Pinar del Río por los crímenes que cometió cuando la dictadura batistiana", refiere Lázaro.

"Se llamaba Pastor Rodríguez, pero todos le decían Cara Linda. Le habían condenado a muerte pero logró escapar de prisión y fue a carenar a la zona de Sagua, en la Palma. Allí fue ayudado por familiares, inclusive por su novia, y crea una banda de alzados.

"Tuvo sus enfrentamientos con el grupo dirigido por el comandante Pinares. En uno de los encuentros fueron asesinados el teniente Heberto Polanco y Juan Casanova".

¿Cómo le hicieron para exterminar a Cara Linda?

"Los Órganos de Seguridad del Estado conformaron un Buró de Bandas que trabajaba en la búsqueda de información para detectar los lugares donde operaban estos elementos. El resultado de las investigaciones se notificaba a la Sección de Lucha Contra Bandidos (LCB) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

"Desde El Buró de Bandas, donde yo laboraba, se gestó un plan de penetración en el terreno de Cara Linda. Era complicado porque él no consentía entrevistarse con nadie y tomaba sus medidas de seguridad.

"Le hicimos saber a través de sus contactos, que procedente de Estados Unidos y enviado por la CÍA, vendría un comisionado que lo nombraría jefe de los alzado en la Cordillera de los Órganos.

"Infiltramos a los compañeros. Cara Linda fue a su encuentro e inmediatamente Eliecer, más conocido por Musa le disparó sin darle tiempo a reaccionar. El líder vándalo siempre andaba con su M2 y exigía que para entrevistarse con él los emisarios llevaran la camisa por dentro mostrando que iban sin pistolas. Nuestros hombres se la jugaron pues traían la camisa por fuera e iban armados".

El peligroso Frente Unido Occidental

"En el año 60 se alza el capitán Clodomiro Miranda, jefe de la guardia revolucionaria en Bahía Honda. De buenas a primeras muestra su inconformidad con el gobierno revolucionario cubano y se alza por la zona del Rubí, en Cabañas. Allí toma prisioneros a un grupo de campesinos y los obliga a participar en el alzamiento. En la operación contra Clodomiro participó incluso Fidel Castro

"Otro excapitán que respondía al nombre de Bernardo Corrales desertó del Ejército Rebelde y se levantó en la zona del Brujo. Un campesino le servía de guía en la montaña. Un día ambos sujetos se adentraron al camino de La Paila, en San Cristóbal, donde operaban las fuerzas revolucionarias y se toparon con un jeep cargado de milicianos.

-¿Qué rumbo llevan ustedes? -les preguntaron desde el vehículo.

- Vamos a la Habana a dar cuenta en el Estado Mayor de la situación que hay en las zona–mintieron, pues la tropelía de las lomas la habían armado ellos mismos.

"Los del jeep los invitan a subir y los conducen hasta el cuartel de las milicias de San Cristóbal. Bernardo pide ir al baño y alguien lo reconoce. Se da cuenta de su situación y empieza a disparar con su metralleta contra el personal presente. Hirió a cinco personas incluido un muchacho de 16 años y logró huir hacia la Habana.

"Para proceder a su detención se siguió trabajando desde la seguridad hasta que se le ubicó y capturó en la capital. Lo trajeron a Pinar del Río, lo enjuiciaron y condenaron a la pena máxima.

"En el propio año 60 Esteban Márquez Novo se alza en Loma del Toro. Había formado parte de la policía de Batista. Un alzado de nombre Tití Arteaga cae muerto y Esteban decide abandonar el alzamiento y pedir asilo en la embajada argentina. Luego se traslada a Venezuela, donde es reclutado y entrenado por la CÍA para desestabilizar el proyecto revolucionario cubano.

"Retorna a Cuba en una embarcación por la zona del estero de Caraguao, en la costa sur de los Palacios y organiza allí el grupo más peligroso que se conoció en Vueltabajo: el Frente Unido Occidental. La banda no solo tenía ramificaciones aquí en Pinar sino también en La Habana, Matanzas e Isla de la Juventud. Establecía comandancias, tenía secretarias, manejaba un buen dinero pagado por los norteamericanos.

"En los combates contra el Frente Unido se ocuparon diversos pertrechos, armamento moderno... El capitán San Luis, muchacho valiente y en extremo inteligente hostigó a Márquez y a sus seguidores a tal punto que el bandido se suicidó en Corralito, Consolación del Sur".

Usted estuvo frente a frente con los alzados, ¿qué impresión le causaban?

"Muchas veces me tocó interrogarlos. Algunos poseían valor, no se puede negar. Según ellos no tenían nada que decir y no hablaban. Otros, conociendo lo que les esperaban denunciaban a sus contactos.

"El caso de los campesinos era diferente. Vivían con sus familias en el monte, en lugares apartados, inhóspitos y no les quedaba de otra que colaborar. Estaban obligados a dar su comida, a prestar su casa de lo contrario los mataban junto con sus hijos".

El pueblo cubano, los milicianos, las Fuerzas Armadas Revolucionarias, ganaron la batalla contra los alzados, quienes fueron debidamente juzgados y condenados por los crímenes que emprendieron contra gente inocente. Fue una lucha digna que marcó la historia de la Patria y dejó lecciones inolvidables.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero