Actualizado 25 / 05 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La heroína de Consolación del Sur

Catalina Valdés murió el 23 de agosto de 1915, a las siete de la mañana, en el barrio de Lajas. Tenía entonces 78 años de edad y fue enterrada en el cementerio de su natal Consolación del Sur.

El día de su onomástico, o cuando se conmemora la fecha de su fallecimiento; los niños del pueblo se reúnen frente a su tarja y le colocan flores. Los profesores enseñan en las aulas los valores de la patriota cubana, relatan su historia con amor para que se conozca bien y no se olvide.

Una foto de la época, posiblemente la única que se conserva de Catalina, la evoca delgada, de tez trigueña y baja estatura, ataviada con un peinado alto, un vestido oscuro y un lazo grade pendiendo de su cuello.

Un aire de distinción recorre su cara, su silueta frágil, a pesar de tratarse de una campesina analfabeta. ¨No hubiera podido nadie imaginarse qué espíritu rebelde animaba aquella débil humanidad femenina", advierte la doctora Vicentina Elsa Rodríguez de Cuesta en su libro Patriotas Cubanas.

Junto a su esposo, Francisco Páez, la mujer se aplicó en las labores del campo, pero un fuego de libertad ardía en su interior y un destino valeroso la aguardaba. Cuando el Titán de Bronce arribó a Pinar del Río encabezando la invasión gloriosa, esta Mariana de Occidente no dudó en estimular a sus doce hijos para que se entregaran a la causa de la Patria y fue así como todos ellos engrosaron las filas del Ejército Libertador.

Catalina Valdés también empuñó las armas "con los bríos de un hombre valeroso y trocó sus implementos guerreros por las medicinas y vendajes para cuidar solícita a los heridos que llenaban su campamento Arroyo de Agua, convertido en Hospital de Sangre", acota la doctora Vicentina.

Los españoles nunca pudieron incendiar este campamento, gracias a la resistencia de la consolareña. Cuentan los historiadores que su cuerpo, cubierto de cicatrices, jamás pudo ser aniquilado y que no vio morir a ninguno de sus retoños.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero