Actualizado 26 / 06 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Los mambises en Lomas de Tapia

La Invasión a Occidente, considerada "el hecho militar más audaz de la centuria" había culminado con éxito. Máximo Gómez y Antonio Maceo, máximos emprendedores de esta hazaña se dieron cita e la Habana el 10 de marzo de 1896. El lugarteniente Maceo recibió el refuerzo de la infantería oriental y emprendió el retorno a Vueltabajo iniciando así su segunda campaña en estas tierras.

El campamento mambí se asentaría esta vez en Lomas de Tapia, en las alturas de la Sierra del Rosario. 10 kilómetros separan esta región del pueblo de Cabañas, (hoy perteneciente a la provincia Artemisa).

Los españoles pretendían aniquilar la mayor cantidad de efectivos cubanos y hacer prisioneros a los jefes insurrectos, como antesala del proyecto dantesco que el capitán general, Valeriano Weyler estaba maquinando en nombre de una falsa paz.

Maceo se rehusaba a retirar su Cuartel general del "Peladero de Tapia", como él mismo solía llamar a aquel sitio, idóneo por su proximidad a los litorales y a los poblados importantes. Allí predominaban las montañas y la naturaleza toda conspiraba en favor de los patriotas, unos 250 hombres que habrían de enfrentarse a un ejército de 3000 peninsulares.

Los cubanos libraron 14 combates contra las mejores unidades españolas del occidente cubano, rebosantes de alimentos, medicinas y municiones. Difíciles eran las condiciones de vida en el campamento de los mambises, que por única posesión tenían sus harapos, su hambre pero también la inteligencia para aprovechar cada centímetro del terreno.

Han trascurrido cien años desde los combates de abril de 1896, seríamos injustos si demeritáramos el valor que esgrimieron los españoles en aquella ocasión. Ambas partes lucharon con arrojo, tanto así, que el desenlace ocurrió "por cansancio de unos y otros", y no porque algunos de los grupos contendientes hubiera acariciado la victoria decisiva, como aseguró Miró Argenter en sus crónicas de la guerra.

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero