Actualizado 17 / 10 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
30ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Construir con lo del patio

Tejal de Pinar del Río

“El Ruso” explicó que dentro de algunos meses la capacidad productiva del tejal crecerá aún más. / Foto: Jaliosky Ajete

Para nadie es un secreto que una de las aristas más complicadas en la sociedad cubana actual, es la relacionada con la construcción, reparación y mantenimiento de inmuebles.

A este renglón de la construcción se destinan cada año millones de pesos del presupuesto estatal para asegurar que los materiales estén disponibles en tiempo y hora en los diferentes puntos de venta. Pero tanto los llamados subsidios como la edificación de obras por esfuerzo propio, son algunas de las actividades que más recursos demandan en el territorio debido a la crítica situación del fondo habitacional.

No obstante, alternativas como la producción local de estos materiales siempre son bien recibidas, máxime si mucho ayudan a las terminaciones de cada obra, ya sean estatales o residenciales.

En este sentido Consolación del Sur mantiene un trabajo meritorio y provechoso, del que, tanto en planes asignados como en la práctica, muchos municipios debieran tomar ejemplos.

LO QUE TENEMOS, CON LO QUE CONTAMOS

De acuerdo con Gustavo Cardentey Rodríguez, vicepresidente del CAM para atender las construcciones, en el municipio consolareño existe hoy un techo productivo de 108 renglones, de los cuales están activos 92. Producciones que, son destinadas al 80 por ciento para las ventas a los subsidios de los afectados por ciclones y huracanes.

“Hoy tenemos asegurados los elementos de pared, bloques, elementos de piso y las viguetas y plaquetas para los subsidios. En el caso de estos últimos, priorizamos su fabricación como alternativas al techo de la industria, pues es mucho más barato; aunque debemos decir que tenemos capacidad productiva para la fabricación de un módulo de techo sencillo diario”.

Una arista importante es que en el municipio se ha logrado rebajar el monto estatal destinado a los subsidios en cerca de 10 000 pesos, lo cual, según el vicepresidente, ayuda a beneficiar a más personas, y a construirle las viviendas a los cerca de 2 800 afectados por huracanes en consolación.

Hoy los elementos de mayor demanda son los bloques de 10 y 15 y los elementos de piso. En este sentido debemos ser autocríticos y decir que no tenemos capacidad productiva para respaldar la demanda que existe de los mismos debido a la inestabilidad de las materias primas.

“Tenemos capacidad para alrededor de 70 000 bloques mensuales, pero los altibajos de la arena y los áridos solo nos dejan oportunidad para cerca de 12 000”, argumento Cardentey Rodríguez.

Sin embargo, el dirigente agregó que el tema de las producciones locales es de máxima prioridad, por lo que para el segundo semestre del año se espera una recuperación de este renglón.

EL TEJAL DEL “RUSO”

Dentro del esfuerzo que hace el territorio por garantizar los elementos constructivos del patio, no solo las entidades ponen su mano, sino que también existen trabajadores no estatales vinculados a la tarea. Conocimos de dos de ellos asociados por la parte de Construcción Civil; pero quizás uno de los más representativos, quien dio el paso hacia las iniciativas de desarrollo local, es Armando Martínez Rodríguez, conocido como “El Ruso”.

Quizás nadie conozca su nombre real (ni siquiera parte de su familia), solo su apodo que viene desde la infancia en el cunero de maternidad según nos contó. Pero sus producciones de barro son más recientes y harto conocidas, al punto de lograr elogios por parte de las máximas autoridades nacionales nacional en la isla.

De poco hablar, nos cuenta que desde el azote de los últimos ciclones al municipio, concibió la idea de una nave y un horno pequeño para comercializar ladrillos.

“Empezamos con poco, y ya hoy estamos trabajando en la incorporación de una nueva nave con hornos nuevos y más espaciosos, que tendrán una capacidad cercana a los 5 000 ladrillos, siempre en dependencia de la humedad relativa del ambiente por el tema del secado natural. No obstante, en un futuro esperamos producir cerca de 20 000”, acotó.

Según sus declaraciones, todas las visitas del territorio, así como de carácter nacional lo asesoran e instan a ampliar las capacidades de cocción y secado, elogiando siempre el trabajo final, pero quienes lo conocen saben que su línea de trabajo no es la de agasajos, sino la de lograr una calidad que satisfaga sus expectativas y las de sus trabajadores, así como el reconocimiento y la complacencia de sus clientes.

“Hoy producimos enchapes y ladrillos grandes y pequeños de tipo caravista, soladura y macetas. Pero la meta es lograr cocinar todo lo que tenga que ver con barro, desde la teja criolla y las lozas, hasta los tubos para desagües y alcantarillados, todo menos la teja francesa por falta de moldes”, concluyó.
“El Ruso” explicó que dentro de algunos meses la capacidad productiva del tejal crecerá aún más.Foto: Jaliosky Ajete

El vicepresidente llamó la atención sobre la necesidad de priorizar estas alternativas para abaratar costos. / Foto: Jaliosky AjeteEl vicepresidente llamó la atención sobre la necesidad de priorizar estas alternativas para abaratar costos. / Foto: Jaliosky Ajete

Tejal de Pinar del RíoFoto: Jaliosky Ajete

Sobre el Autor

Ariel Torres Amador

Ariel Torres Amador

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba

Enviar un comentario como invitado

0
  • Invitado - Roberto

    Muy bueno el artículo pero le sugiero al autor que pueda decir al público en que lugar del municipio de consolación se encuentra esta pequeña fabrica para la adquisición de estos ladrillos ...por que supongo sea en consolación ya que se menciona dicho municipio . Gracias

    URL corta:

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero