Actualizado 26 / 06 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

La gesta invasora en Vueltabajo

La Guerra del ´95 se caracterizó por grandes gestas militares como las campañas Circular, de Oriente, Las Villas y la Invasión a Occidente,considerada esta última por el periodista norteamericano Clarense King como "El hecho militar más audaz de la centuria".

Hasta Vueltabajo, región ajena a los estrépitos de la batalla, llegaría esta vez el ímpetu de los invasores. Por la llanura sur entró el coronel Roberto Bermúdez con sus unidades, el seis de enero de 1896.

Maceo le había ordenado adelantarse al grueso de la columna una jornada como fuerza de avanzada, según refieren Juan Carlos Rodríguez y Enrique Giniebra en su libro La Invasión de Antonio Maceo en Pinar del Río: Razones para comprender una hazaña.

No fue hasta el ocho de enero que el Titán de Bronce se adentró en la provincia por la porción norte. En los días siguientes, se desplazó hacia el sur enfrentando el fuego enemigo, terrenos empinados, montañas, lluvia y fatiga.

"...A su paso, recibe el calor del pueblo explotado, con un arraigado independentismo, que le ofrece apoyo material y moral. Unidades completas de pinareños, perfectamente armadas, recibieron a las tropas de Maceo, incorporándose a la lucha bajo sus órdenes", refieren los historiadores y agregan:

"El Lugarteniente General exigió a sus hombres el cumplimiento más estricto de los principios de la Revolución, combatió tenazmente al enemigo, lo respetó y cuidó cuando fue derrotado o herido, exigió las contribuciones a los propietarios, castigó duramente a los indisciplinados, compartió con la población y garantizó el respeto a sus derechos".

El mayor caudal del Ejército Libertador eran sus propios hombres, de pieles curtidas por el sol, manos entrenadas en laboreo agrícola y estómagos habituados al hambre. Por su parte, el cuerpo español poseía aparatos telegráficos, fortines, fábricas, torres ópticas, pertrechos en abundancia y material para el servicio de sanidad, tal como lo hacen notar los cronistas de la época.

A pesar de la diferencia logística, los invasores salieron airosos en combates como el del 17 de enero en Las Taironas, sobre la Calzada a La Coloma, que permitió el avance hacia la porción más occidental.

Cuentan que los mambises fueron ovacionados como héroes en Guane, cuna del Primer Regimiento de Vueltabajo, liderado por los hermanos Lazo y otros destacados independentistas pinareños.

A decir de Rodríguez y Giniebra: "El 22 de enero se dispone la partida rumbo a Mantua, último reducto del colonialismo en Cuba. Al día siguiente se firmaría el acta que deja constancia del fin de la Invasión".

La hazaña, iniciada en Baraguá el 22 de octubre de 1895, duró 90 días. Según datos de archivo, el recorrido comprendió 424 leguas, salvadas en 78 jornadas. Los cubanos enfrentaron 27 combates y ocuparon 22 pueblos importantes, además de abundante pertrecho de guerra.

José Miró Argenter, testigo y protagonista de la gesta libertadora, anotó en su cuaderno de Crónicas de la Guerra, las memorias de aquellos días:

"Al largo sopor de la vida colonial sucedía un despertar noble y fecundo. Ya estaba el pinareño arma al brazo, para defender los principios de la libertad, que a su vez representaban los principios de la propia redención. Oriente y Occidente, que poco há eran dos polos diametralmente opuestos, se unían en íntimo lazo de parentesco por la virtualidad de una aspiración común. El hijo de la Sierra Maestra y el ribereño del Cauto fraternizaban con el montañés de Pinar y con el veguero del Cuyaguateje. ¡Hermosa conquista de la Revolución!".

Sobre el Autor

Susana Rodríguez Ortega

Susana Rodríguez Ortega

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero