Perspectiva climática del período lluvioso

Aunque este mes empezó el período lluvioso en Cuba, lo cierto es que no ocurre así en forma simultánea, estimaron especialistas del Centro del Clima, una de las instituciones del Instituto de Meteorología.

Su comienzo se produce de forma progresiva, a partir de finales de abril o principios del siguiente, desde la porción oriental a la región occidental, hasta establecerse a finales de mayo en todo el territorio nacional, explicaron a la Agencia Cubana de Noticias.

En ese período, añadieron,  se acumula aproximadamente el 74 % del total anual de la lluvia, por lo que es habitual que se incremente de forma notable, siendo incluso abundante en ocasiones.

Los meses más lluviosos son mayo, junio, septiembre y octubre, en coincidencia con la temporada ciclónica que va de junio a noviembre en el área geográfica del océano Atlántico tropical, incluido  el Golfo de México y el mar Caribe.

Tales precipitaciones dependen de la influencia de los sistemas migratorios de la zona tropical, entre ellas las ondas del este y las bajas tropicales, y de su interacción con sistemas de latitudes medias, así como por la presencia de ciclones tropicales, ampliaron en sus consideraciones.

Consideraron que la actividad ciclónica, durante el primer trimestre del período lluvioso, generalmente es menor con respecto al segundo, donde se ha observado su auge, principalmente entre agosto y octubre.

Pero también en ocurren  lluvias asociadas al calentamiento diurno, que se acompañan de tormentas eléctricas en ocasiones en mayo, aunque esas últimas se aceleran en junio.

El quinto mes del año se caracteriza por un gradual incremento de la actividad hacia zonas del interior del país, durante la tarde y primeras horas de la noche.

Las precipitaciones dependen de la influencia de los sistemas migratorios de la zona tropical, tales como las ondas y las bajas tropicales, y de su interacción con sistemas de latitudes medias, explicaron.

De manera general, añadieron, se mantienen neutrales los indicadores que caracterizan al evento El Niño – Oscilación del Sur (ENOS) moderado, que ocurre cuando la temperatura superficial del mar sigue siendo alta en el océano Pacífico ecuatorial centro-oriental.

Precisaron que la mayoría de los modelos indican que las condiciones oceánicas y atmosféricas en el océano pacífico tropical permanecerán neutrales durante el resto del año, aunque algunos  sugieren  la posibilidad de que se desarrolle un evento La Niña (lo contrario al ENOS) en el segundo semestre de 2020.

De acuerdo con el Centro del Clima, las precipitaciones serán de 169,9 milímetros en el occidente cubano,  205,1 en el centro occidente y 158,9 en el oriente.