Actualizado 15 / 11 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Tiempos de aprender

Joven, mulato, trabajador de la construcción. Solo por su apariencia, sin ir más lejos, cualquiera lo tildaría de tipo rudo, incapaz de una palabra amable o de un gesto cortés. Fue el último en subirse al ómnibus aquella mañana de viernes, insoportablemente calurosa.

El chofer pedía la cooperación de los pasajeros, ya de por sí incómodos, para que «todos puedan irse, miren que ya este viaje es el último». Llegó a la puerta delantera cuando estaba por cerrar. Una señora mayor, apretada por él se quejó de que no cabía nadie más... pero él, mulato rudo para todos los que le vieron llegar, con una sonrisa en los labios, dejó caer desgranadas las palabras: «Siempre se puede más, mi santica. Estos son tiempos de buscar soluciones, de ayudarnos entre todos». Y después... «Cierra, chofe, que ahora sí no cabe más nadie».

Muchos sonrieron. Yo, apretado entre dos señoras y un tubo de la guagua, traté de volverme para verlo, pero no lo conseguí.

Cuatro paradas, dos empujones y tres codazos después, el ómnibus arribó por fin a su destino, en la calle Colón, muy cerca de la emisora donde trabajo a la que llegaba con cierto retraso. Fue entonces que lo vi, a un costado de la puerta, en la acera, joven, mulato, trabajador de la construcción, rudo en su apariencia, tendía la mano a cuanta mujer bajaba del vehículo. La señora que se había quejado solo unos minutos atrás fue la primera. Con una sonrisa franca le dijo al ayudarla «¿Viste mi santica, que sí se podía? ¡Que tengas un lindo día!». «También tú,mi´jo», respondió ella antes de alejarse por la acera.

Quien lo creyó incapaz de una palabra amable, de un gesto cortés ha de haberse arrepentido de pensarlo siquiera. Con acciones, más que con argumentos, demostró que no importan las apariencias: todos tenemos un poco de ángel y de demonio, pero hay que tener la capacidad de saber dónde poner la dosis de uno o del otro. Este fue uno de esos casos. Ojalá todos aprendiéramos de él.

Sobre el Autor

Jorge Pedro Marrero Paulín

Jorge Pedro Marrero Paulín

Actor, locutor y escritor de programas de Radio Guamá

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero