Actualizado 19 / 07 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
35ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Carros ¿estatales o particulares?

Seis de la tarde de uno de los martes del mes de mayo. Lugar: la parada de ómnibus que se conoce como la Casa del Miliciano.

Situación: en media hora pasaron por aquel lugar carros estatales de varios organismos y empresas con lugares vacíos y ninguno de ellos paró para recoger pasajeros; que por cierto, eran muchos los que a aquella hora esperaban un transporte para llegar a sus casas o centros de trabajo.

Los choferes pasaban por el lugar como si los carros les pertenecieran, olvidando así que esos autos son propiedad estatal y que es el pueblo, el dueño de los medios de producción, incluidos esos carros que pertenecen a las empresas estatales socialistas.

De este tema se ha escrito mucho en estas páginas, de diferentes formas y al estilo de varios periodistas, sin embargo, aún es un mal que no tiene solución, incluso hubo tiempos en que mandaban a este semanario el listado de las chapas de los carros que no paraban en los puntos de recogida o paradas de ómnibus y se aplicaban medidas a los infractores.

Los choferes que evaden recoger pasajeros violan, así, la Resolución 435 del 2002 del Ministerio del Transporte, que establece la obligatoriedad de los conductores de autos y vehículos ligeros estatales, que circulen con espacios vacíos a parar en los puntos de recogidas o paradas.

Lo cierto es que para nadie es un secreto que la situación actual del país requiere de la conciencia de todos, y debemos estar lejos de admitir actitudes egoístas y mucho menos formas de actuar negativas. Ese grupo de personas que anda al volante de los carros y no les importa el destino de sus compatriotas, olvidaron el humanismo y sobre todo el espíritu de solidaridad que caracteriza al cubano.

En el ejemplo referido en el inicio del comentario –por la hora, 6:00 p.m.– en la parada no había ningún inspector, aunque muchas veces los choferes ni siquiera respetan la señal de pare de estos funcionarios y pasan impunemente por las paradas llenas de personas.

Entonces los que estamos allí vemos cómo, en algunos casos, anotan la chapa del carro en una libreta, pero las preguntas que nos hacemos: ¿Y qué? ¿Qué medidas se aplican? ¿Se sancionan a todos los infractores? ¿Son realmente severas como para que no vuelvan a incurrir?

Una de las cosas que más nos golpeó es que aquel día había varios niños, incluso dos mujeres embarazadas, no obstante, la ceguera emocional de los choferes no permitió que sus conciencias se revolcaran y que uno de sus pies “aplastara” los frenos del carro y se decidieran a llevar a alguno de ellos.

Ante la indolencia urge tomar medidas más severas, porque este no es el único caso; un reportaje de Guerrillero de hace unos meses trató el tema y las opiniones de los perjudicados (el pueblo) transmiten un mensaje bien claro: “Hay quienes a las buenas no entienden, y mucho menos el tema se puede dejar a la conciencia”.

Sobre el asunto se debe informar a la población, nuestras páginas están abiertas una vez más para publicar a los infractores a los que les aplicaron medidas y a los que se hacen los ciegos y sordos en el tema. Nada que tenga que ver con el bienestar de la gente nos es ajeno.

A las administraciones de las entidades y a las autoridades de Transporte corresponde ubicar a los conductores, hasta que de alguna forma concienticen que el pueblo es la razón de ser de este sistema social. El que no entienda no tiene el derecho de manejar un carro del estado cubano, así de sencillo, así pensamos.

Sobre el Autor

Ana María Sabat González

Ana María Sabat González

Licenciada en Español y Literatura, periodista de Guerrillero. Ha sido profesora de la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca. Se dedica al periodismo desde el año 1996 y aborda en sus trabajos diferentes temáticas sociales y políticas.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero