Actualizado 25 / 04 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
33ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Música infantil a tiempo de reguetón

No pocos criterios he escuchado al respecto, pues son varios los padres preocupados y algún que otro escucha pasajero, los que en cierta medida me han abordado con tales argumentos negativos.

Ante tales críticas –las que admito hubiese preferido equívocas– decidí realizar un experimento ya bastante común para algunos procederes periodísticos. Y así, como un transeúnte común más, sondeé el terreno en días escogidos al azar con el fin de cerciorar las quejas escuchadas de antemano.

Muy a mi pesar, la razón de aquellos era evidente. La música que escuché en esos días exploratorios en las instalaciones del parque infantil Meñique era nada más y nada menos que reguetón.

Ante todo, debo aclarar que no soy el más ferviente de los admiradores de tales mezclas, y aunque la consumo en fiestas y reuniones sociales a las que comúnmente asisto, no dejo de reconocer las críticas que sobre tal música se ciernen.

Quizás, tanto al escriba como a los preocupados por este asunto nos tilden de conservadores o retrógrados, pues los niños cubanos son avispados y consumen la música al mismo ritmo que sus mayores. Y pudiera ser cierto, pero entonces estaríamos olvidando la esencia y la candidez de esos “locos bajitos” como dijera Joan Manuel Serrat.

Vivimos en un país con una rica trayectoria de música para niños con personalidades y cantautores como Teresita Fernández, Enriqueta Almanza, Elsa Hernández, Carlos Ansa, África Domech y más recientemente Enrique “Kiki” Corona, Liuba María Hevia y Lidis Lamorú que tanto han aportado al género.

Y si lo anterior fuera poco, bien pudieran rescatarse a través de gestiones sociales la cancionística de programas como Amigo y sus amiguitos, Pepe Pan, Maconcha, Míster Don Todomío, la fantástica banda de Los Yoyos, Caritas y las que nos presentaban todos los días a las siete de la tarde Alegrina y Tristolino en Arcoirís musical.

Por último, a ello se le sumarían las más de 15 ediciones del festival infantil Cantándole al sol o aquellas sonoridades foráneas que pudieran extraerse de los VCD existentes a manos de cualquier familia joven.

Ante tales argumentos, supongo que nadie querría rebatir, por lo que deberíamos considerar justo que la música escuchada en un parque infantil –por muy de moda que esté– no es para el consumo de los mayores, sino de los infantes.

Recordemos que estas melodías cumplen una misión educativa: la de inculcar a los niños importantes valores de contenido social, ético y cultural desde la utilización de melodías, ritmos y géneros desarrollados específicamente para los chicos.

El reguetón, de acuerdo con investigaciones realizadas por sociólogos y psicólogos alrededor del mundo, aseguran que angustia a los niños y provoca un impacto negativo en su desarrollo cognitivo, sobre todo aquellas canciones hipersexualizadas, para las que ellos no están preparados para discernir.

Por otra parte, psicoterapeutas indican que cuando los adultos utilizan música en un ambiente escolar infantil o en casa sin considerar el objetivo formativo, exponen a los menores a un tipo de abuso que provoca un desarrollo precoz e inadecuado.

Los adultos y docentes, indicaron los estudios anteriores, deben “respetar el desarrollo físico y emocional del infante”, sobre todo en momentos como estos en que nuestro país libra una lucha por rescatar los valores sociales extintos que caracterizan al cubano; y cuando en el mundo se prioriza un modelo de éxito basado en atributos físicos y monetarios.

Por tal motivo, no creo que a nadie moleste escuchar melodías como El ratón vaquero, Las vacaciones de Salchicha o Te lo digo yo que soy de aquí, que tantos recuerdos y nostalgias nos traen a nosotros los mayores.

Sobre el Autor

Ariel Torres Amador

Ariel Torres Amador

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero