Actualizado 25 / 09 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

22ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Obituario para los columpios del “Paquito”

El olor a lácteos saborizados, los globos, los payasos animadores, las confituras baratas, el rechinar de los hierros en su balanceo, las risas o las rodillas raspadas en los parques de diversión, son hoy imágenes, ideas, ilusiones para los niños pinareños, nada más.

La semana de receso del pasado mes fue un avance de unas aburridas y poco creativas vacaciones, a no ser que durante mayo y junio se prioricen los espacios para los infantes, al menos en la capital provincial.

En un intento de distraer a mi sobrina, apegada a la tecnología y a la pintura en grandes proporciones, la llevé uno de esos días al “Paquito”, nombre que no necesita más presentación para los vueltabajeros y con el que ella, a pesar de vivir en La Habana, ya está familiarizada.

Por un momento dijo que estaba “gozando”, gracias a la compañía de una amiguita, pero al regresar respondió con el tono directo y desinhibido típico de sus seis años a la pregunta de cómo la pasaste: “Peor que malo, ni marearme pude –y con una gran sonrisa siguió– pero me compraron un burbujero, un disco de Inuyasha, un camión para mi hermanito, un libro para dibujar y me hicieron un tatuaje”. Gracias a que existen los bur-bujeros, las impresoras y los tatuadores no hubo quejas.

Sobre estos últimos, mi sobrina fue una de las afortunadas, como también es de las niñas que entienden razones cuando no se puede complacer alguno de sus gustos. Situación que no era así con muchos de los pequeños que allí estaban: pedían teléfonos de 70 u 80 pesos, camiones de 100 o un Spiderman de unos tantos CUC que no podían costear los bolsillos de sus acompañantes adultos. Sin embargo, esas eran las ofertas que mantenían el ambiente en el céntrico parque.

La tarde estaba protagonizada por una larga cola de padres esperando para comprar unos cuantos alimentos como caramelos y galletas de sal, trabajadores por cuenta propia con la reventa de productos artesanales o no y el alquiler de una rampa y un inflable; pero nada de aparatos mecánicos, espectáculos o rifas.

Por otra parte, –y la más nostálgica para mí, que fui niña en los `90– es el abandono de los juegos tradicionales: los columpios, canales, barquitos… ¿Qué tanto, más que interés y unos pocos recursos necesitan? Ni siquiera la pintura del lugar se adecúa, solo la elección de la música era una decisión acertada.

Los parques infantiles tienen una función más allá de la simple distracción, con ellos se contribuye a la socialización del niño al interactuar con otros para que funcionen los artefactos o simplemente para esperar su turno en los juegos. Además, es una forma de que los pequeños demarquen su libertad y autonomía en un espacio que debe poseer materiales resistentes a las inclemencias del tiempo y al estado terremoto de los más intranquilos, así como regulaciones para una mayor seguridad.

De igual manera, entre sus motivos de existencia están los de estimular el aprendizaje, ya que algunas de las estructuras requieren un uso de la lógica y pueden fomentar la imaginación, importante para el desarrollo cognitivo, con las construcciones similares a castillos, naves espaciales, animales de la selva y casas.

Hay una tendencia a compararnos con lo foráneo si hacemos algo mal, pero en esta ocasión no hablaremos de los parques temáticos de Walt Disney o de DiverCity en Colombia o el Warner en Madrid, sino de los municipios y provincias cubanos que cuentan con parques de atracciones y zoológicos para el entretenimiento de los niños. Pinar del Río, desde hace unos cuantos años, moderniza y adereza su ciudad con centros nuevos y otros remozados, esfuerzo que ha favorecido principalmente a los jóvenes. Ahora se precisa actuar para perfeccionar conceptos y espacios que tengan como fin edades específicas, en especial para los infantes, a la par de ampliar las propuestas en los municipios que ven el declive de esas instituciones.

Sobre el Autor

Anelys Alberto Peña

Anelys Alberto Peña

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero