Actualizado 15 / 08 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Oportunistas

Coquitos, hojaldas, cremitas, barquillos de helado... de eso estaban llenas las esquinas hace una década, con pregones legales o ilegales, con azúcar y otros recursos hurtados o no de centros elaboradores. Pero era un comercio menor, sin etiqueta y había del otro en menor medida, de ese que preocupa más hoy. Mercado Ideal en la calzada de la Coloma, una de la tarde: Se descarga el dulce de leche, producto del combinado lácteo pinareño exclusivo por el aniversario 150 de la ciudad. Por razones, casi paranormales ya había público esperándolo. Una hora más tarde la instalación se quedó vacía y a dos metros de la baranda se oía un pregón susurrado, nada que ver con la Rita, “Oye, dulce de leche aquí”. Con impuesto y peligrosidad altos, con precios mucho más elevados que el valor real del producto y con la incertidumbre de estar expensas a robo o a llamado de atención de la policía. Así está llena la ciudad pinareña, al igual que en los municipios; pero es más evidente en la capital por su flujo de personas y recursos. Además, influye la reciente apertura de centros de venta de alimentos en conserva y por la inestabilidad de otros que causan especulación. No es particularidad de una hora del día el alboroto de las llamadas coleras y coleros también, en La Estocada, la carnicería especializada ubicada en Antonio Rubio (Yagruma). A todas horas resaltan las personas sentadas en su portal esperando a que llegue la mercancía para comprarla en grandes cantidades. Ni siquiera hacen un esfuerzo para guardar los maletines. Asimismo, Doña Yuya es víctima del asedio de los revendedores. Tal parece que saben mejor los horarios de entrega y despacho que las propias empresas. Las latas de las nuevas producciones de la Empresa Pesquera Industrial de La Coloma poco duraron, o pocos fueron de los que tienen horarios estrictos en sus trabajos quienes pudieron degustar el troncho o la langosta en salsa. Sin embargo, estaban disponibles en otros puntos de venta con una ganancia para el que nada hizo durante el proceso de producción. Ni pescó ni lo procesó en la industria ni lo transportó y mucho menos lo vendió de primera mano en el Ideal, donde debe ser. Más allá de todos esos alimentos, está el producto elite de los revendedores, el de los mil usos, el que mueve a medio Pinar del Río y esta no es una promoción de A lo grande. Se trata del huevo. Las colas de los huevos en la provincia requieren por etapa, a la fuerza policial con el fin de organizar y prever la violencia. Este recurso a veces escasea y su distribución se hace con descontrol, eso es obvio y un tema por tratar en un amplio reportaje; pero si a la inestabilidad se le agrega la cantidad de personas que permanecen a la espera para después en etapa de sequía ofertar el cartón a 40 o 50 pesos, qué puede hacer el resto de la población. A partir de ahí se genera un ciclo de insatisfacción e incompetencia que perjudica en especial a los que tienen menos tiempo para dedicarle a las compras. Se toman incluso algunas medidas en los establecimientos de ponerle un techo a la venta de productos y eso funciona para el revendedor; pero también para el trabajador privado que no tiene un mercado mayorista o para usted que tal vez es de los que le gusta comprar bastante “por si las moscas”. Hay quien pone miles de justificaciones al fenómeno y hablan de la escasez o de los valores. No obstante, lo que importa es que la situación cada día parece más normal, como también lo parece que en cuanto se abre una tienda, ya sea Sensación, Agua y jabón, la Amistad u otras se necesite a la PNR para controlar a los usuarios los primeros días. Pinar del Río reformó sus servicios y establecimientos este año que concluyó y continúa en el intento, pero la ciudad debe ser celada por sus habitantes. Por su parte, la presencia de las autoridades no puede estar limitada a los momentos de inauguración o cierre. Los productos que se venden en las unidades no son más merecidos por unos u otros, el derecho de consumo de todos no puede estar mutilado por los pocos oportunistas.

Sobre el Autor

Anelys Alberto Peña

Anelys Alberto Peña

Licenciada en Periodismo en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero