Actualizado 18 / 08 / 2018

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El viejo casi se va

El viejo casi se va, nos dejó alegrías y sinsabores; tuvimos lluvias suficientes para asegurar el pan diario de cada día e igualmente nos acompañó la suerte: los huracanes solo nos arañaron, aunque lamentablemente dañaron a otros y nos satisfizo ayudar. Ahora añoramos unos días de frío para que el ron haga menos estragos en los gaznates. La ley atávica de todos los años se cumple al pie de la letra: se va un año viejo, gastado y muy bien utilizado y recibimos otro, lozano, nuevo y con muchos signos de interrogación. Al amanecer este viernes podemos sacar cuentas y hacemos un largo listado de lo que nos quedó: una ciudad con un corazón prácticamente nuevo, no enumeramos la obras porque todos las conocen y sería redundar, pero que magnífica redundancia si la metamorfosis se alarga hacia los barrios y a los otros territorios... sabemos que se hará, por lo menos Viñales lo tiene en plan. Las fechas a celebrar siempre son las mismas, el entusiasmo estuvo renovado, quizás hacía mucho que los pinareños no trabajaban con tanto amor y dedicación a su obra, y no se trató de recursos, esos siempre están escasos, lo que no se careció de ideas, brotaron las iniciativas y quizás se sudó más. Los actos por el 26 de Julio, aniversario de los CDR y 150 de la ciudad, homenaje a Fidel un año después de su partida y 50 por el Che, Operación Tributo, el Festival de la Juventud y los Estudiantes... o sea, motivos sobraron y lo que nos dejaron siempre estará ahí. La economía se recompuso y los momentos malos fueron sustituidos por otros mejores; en la agricultura hubo logros y desaciertos, lo mismo con los fondos exportables y con la sustitución de importaciones, el temor no estuvo ausente, como cuando se pensaba que no se construirían todas las viviendas en el plan. La producción tabacalera está vez será mayor, se mantuvo el seguimiento y hay una evidencia de que crece cada año –en este habrá 700 hectáreas más-, aunque esté lejos aún del récord de los vegueros, y en enero se estará sembrando, porque involucra a 9 800 productores y es un problema de vergüenza familiar. A lo productivo se unió lo político y social, el año se va y nos deja las once asambleas municipales del Poder Popular fortalecidas, porque estamos abocados a elecciones generales y en los primeros meses de 2018 se sigue la restructuración a nivel de país. La Educación se mantuvo y sigue entre las mejores el país, lo mismo que la Salud, cada vez revitalizando su infraestructura y mejorando los servicios, principalmente en los hospitales provinciales. Más de 50 millones de pesos se distribuyeron en la provincia para la compra de materiales de la construcción para beneficiar a 4 237 familias con bajos ingresos, mediante el subsidio estatal. La cultura como el deporte avanzan y se reponen las instalaciones, quizás no con la celeridad que queremos, pero se progresa.
Es verdad que ser cubano es muy dignificante, pero ser pinareño es un privilegio. Hemos intentado resumir casi lo imposible, la vida de más de medio millón de personas no se puede atrapar en unas hojas, y menos su obra. Mejor es dedicar el tiempo a planificar el futuro, sí, esa palabra casi mágica que permite prever, pero algunos irrespetan; como sucede con ahorrar, otro vocablo que algunos solo usan para complementar su verborrea, pero olvidan su valor. Así que con planificación y ahorro, aderezados con organización, inteligencia y disposición podemos hacer de 2018 un año superior al que está a punto de irse.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero