Actualizado 20 / 11 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

19ºC
28ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Bienvenido septiembre

El verano se va y se lleva muchas cosas: terminan las vacaciones y con ellas el tiempo de playa, los viajes de recreo, las tardes de ocio y retorna el reloj, que durante casi dos meses recesó en su labor cotidiana de tronchar el sueño del amanecer, para volver a cumplir su indeseada tarea de despertador.

Pero el verano no se llevará la alegría, ni las rondas de cuentos sobre lo que hicimos en los asuetos y festividades; con asombro comprobamos cómo nos quedó el bolsillo, pero con la satisfacción –para algunos– de esa merecida diversión en familia.

Llega septiembre y los pinareños aún no cierran el festejo, aunque el llamado de la conciencia proletaria nos recuerda que el taller, el surco, el aula, el mostrador o los agresivos materiales para construir esperan por nosotros.

Una mayoría se incorpora a la producción y los servicios, a la lucha diaria por el bienestar público, aunque en pocos días estaremos de plácemes por la celebración del título de Ciudad, del siete al 10, que comenzará con un desfile, pero le sucederán homenajes, la gala artística, inauguraciones y el domingo una sesión solemne de la Asamblea Municipal del Poder Popular para los merecidos reconocimientos.

Esta vez fue muy especial, la gente laboró mientras se divertía, porque las exigencias constructivas por la gesta del 26 de Julio se hicieron en medio de las vacaciones y nadie incumplió, sino que se sumó la esperada efeméride de septiembre y también se satisfizo el compromiso.

Aunque hay más, el cierre nacional del verano le corresponde a la provincia y el acto nacional de los CDR tiene sabor pinareño.

Pero hay que ordenar el pensamiento y dedicar espacio para nuevas y mejores ideas; los productores de alimentos demostraron lo mucho que se puede hacer cuando existe decisión y los expendedores deben haber tomado la experiencia, de que con amor todo es posible. Es más, les digo que otros nuevos enlatados llegarán a la red de mercados Ideal, como el filete de bonito y la hace tiempo ausente fritada.

El ciudadano medio debe estar muy agradecido y lo puede demostrar cuidando todo lo que se ha puesto en sus manos: parques rejuvenecidos, aceras y calles reparadas, alumbrado público eficiente y locales pintados y ornamentados.

Eso, supongo, es parte de la ansiada satisfacción de las necesidades, porque también se incluyeron el transporte, un sector que puja por sobresalir aunque la demanda lo desborde; la salud, con todo ese potencial de personas calificadas, que solo tienen que sumar algo más de empeño y dedicación.

El aporte es colectivo, y en la medida que recibimos debemos dar. Si el verano recargó nuestras baterías, irradiemos luz en todo lo que hacemos, no solo en lo económico, sino también en lo personal, en lo político, porque tenemos una singularidad, el poder de todos exige entrega en cada cosa.

Ahora se avecinan jornadas de patriotismo y amor, son las elecciones generales que en una primera parte nos llevarán a reponer a los delegados de base, aunque algunos es sabido que repetirán, el pueblo probó con ellos y les gustó, entonces irán por una segunda vez. Y lo anterior tiene un nombre, se llama nominación de candidatos y comienza el día cuatro.

Los jóvenes tienen su misión, deben tomar al corcel por la crin y enrutarlo en el camino, porque con la misma fogosidad que disfrutaron del verano y sus bondades, deben hacerlo en las aulas, en la producción, en la defensa y en la primera línea ideológica de la política nacional.

Hay grandes retos por delante; vale recordar que el próximo año es de definiciones y la fortaleza de la Revolución será la carta de triunfo, pues el enemigo continuará en su empeño por destruirnos. Por ello no habrán concesiones ni se dará nada a cambio, porque Cuba nunca ha perjudicado a nadie y cualquier arreglo debe ser en orden de igualdad.

El verano se retira, pero se queda el vigor, la decisión, el entusiasmo y el patriotismo; es difícil despedir una época festiva sin acudir a la política, no somos un pueblo cualquiera que vive de ilusiones. cada obra es el fruto de mucho trabajo y recompensa a una inmensidad de limitaciones.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero