Actualizado 26 / 04 / 2017

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Youtube  Rss 

17ºC
29ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El verano y sus acompañantes

Estamos en primavera, pero el verano está ahí... siempre con sus acompañantes, diversos, positivos o negativos, todo depende de nosotros.

Hace rato que no hablamos del cuadro higiénico epidemiológico, porque la cosas marchan bien, pero los días pasan y en un abrir y cerrar de ojos llegarán las lluvias con perjuicios y beneficios.

Los campos se alegrarán, mostrarán el verde en todo su esplendor, los árboles se vestirá de flores y de frutos y también llegarán más mosquitos: aguafiestas por ser molestos y peor aún por el peligro de enfermedades.

El dengue, zika o chicungunya desagradables nombres, potenciales adversarios que conviven en nuestras casas y nos pueden perjudicar el disfrute del verano, las fiestas, la playa, los ríos o el simple paseo familiar en vacaciones.

Y los días de verano, festivos por naturaleza nos acercan esos azares: el conductor ebrio que provoca el accidente, el guapetón del festejo que genera una disputa y también el diminuto Aedes, que no por pequeño deja de ser peligroso.

El Aedes está ahí, prácticamente todos los municipios lo tienen, como elemento desestabilizador de la vida moderna, pero con historial desde la época de Finlay, y en sus patas viajan Arbovirus, tan dañinos como el zika capaz de producir microcefalia y eso es muy serio, nos obliga preservar a las embarazadas, porque el sistema de salud protege y cura, pero la familia por excelencia tiene que extremar.

Hay una campaña – Cuida tu sueño -para sensibilizar a las adolescentes y a las familias para evitar embarazos precoces ante los riesgos del zika, ya que trae consigo a los recién nacidos, malformaciones congénitas.

¿Y dónde están los enemigos? ¡En nuestras casas! ahí lo mismo se esconde el mosquito, que por supuesto lo eliminamos con limpieza, como también el irresponsable que provoca un accidente... y no solo de tránsito, los hay por bañarse en lugares indebidos o lanzarse al río sin saber lo que lo espera.

Los acompañantes del verano producen daños notables, hay que cuidar del alimento por el intenso calor, los fabricantes y consumidores tienen que ser todo ojos y oídos; pero también está el sol, ese amigo que nos alumbra y la vez nos castiga con su radiación ultravioleta y nos expone a los peligros del cáncer.

Pero todo es prevenible: el accidente, el zika, el cáncer de piel, el acto irresponsable y el beodo, porque los agentes están identificados, solo basta neutralizarlos con sapiencia, voluntad, higiene, limpieza, previsión, dedicación, cuidado y exigencia.

La felicidad de los hogares siempre está en nuestras manos, y ellas no debemos lavárnoslas como Poncio Pilatos, equivalente de desentenderse, sino cumpliendo las indicaciones de las autoridades de salud, para evitar enfermedades y su trasmisión. Si todos hacemos así, pues que se acerque el verano.

En el estío se da la peculiaridad de las altas temperaturas y ahora también el alto número de vendedores de alimentos, muchos conocedores de modos de conservación, otros neófitos en la materia y eso lleva mayor celo de los inspectores sanitarios.

En general, el propósito es pasarla bien, independientemente de los acompañantes que traiga la época estival.

Sobre el Autor

Ramón Brizuela Roque

Ramón Brizuela Roque

Licenciado en Periodismo Universidad de La Habana 1977. Premio Provincial por la Obra de la vida, 2013.Fue redactor reportero en Juventud Rebelde y Trabajadores; colaborador asiduo en Radio Guamá y TelePinar.

Enviar un comentario como invitado

0
  • No se han encontrado comentarios

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

..

Periódico Guerrillero