Actualizado 15 / 10 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

22ºC
31ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

El mérito de una visita

Ramon Brizuela RoqueLos periodistas de Guerrillero se sintieron gratamente reconocidos, porque tuvieron un intercambio con el primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz Canel Bermúdez, y eso en cualquier país del mundo es noticia, no siempre se recibe a personalidades del primer nivel en un periódico de provincia.

Trabajo sin complacencias

Ariel Torres Amador–¿Tú lo conoces? Él es periodista de Guerrillero y cualquier lío que tengas puedes ir a verlo que él te ayuda. ¿De verdad no lo conoces? La realidad es que el interlocutor de aquella buena amiga y colega habanera sí conocía al periodista, y su cara reflejaba todo un poema en buen cubano. Su cara lo decía todo, y todo no era nada bueno.

La necesidad de creer

Ramon Brizuela RoqueEl ser humano es creyente desde sus orígenes, pero no todos lo aceptan. ¿Las razones? Son muchas, quizás temor a lo que piense el prójimo (el prójimo puede ser el vecino de enfrente, aunque antes el más temido era el administrador, pero eso se resolvió ya), también por objeciones sociales o por miedo... Sí, miedo a fuerzas todopoderosas. La creencia en cosas sobrenaturales tiene su explicación en la imposibilidad del conocimiento de los misterios de la vida, porque al no poder explicarse qué eran los rayos, la lluvia, el fuego, los antiguos acudían a la imaginación fabulada.

Mis tres abuelas

Ana Maria SabatHoy voy a hablarles de mis tres abuelas, si tres, sé que las personas normalmente tienen dos, pero yo tuve tres, ¡y qué tres! Ellas fueron geniales.

También dirán que para los nietos todas las abuelas del mundo son maravillosas, pues bien no lo discuto, solo que quiero contar de las mías, de lo que aprendí de ellas y algunos de los recuerdos que guardo bien adentro.

Tía

Susana Rodriguez OrtegaMi tía Rogelia era de esas puritanas incorregibles: "Cuida a las niñas para que no te salgan yineteras", le decía a mi madre, con énfasis en esa "y" que le había impuesto a la palabra. "En mi tiempo no había yineteras y mira ahora", advertía luego.

Mi idiosincrasia

Ariel Torres Amador15 kilos de bulla y ruido, 20 de música y baile, similar cantidad entre jodedera, parranda y chucho cotidiano. Súmale otros 10 de alarde y autosuficiencia, más otros tantos de hospitalidad y lealtad. Por último, y no menos importante, añade par de libras de cuentos, y al final, solo un tin de mal carácter. Esa es la receta.

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero