Newsweek: Cuba usa “medicamento maravilla” para combatir el coronavirus en todo el mundo a pesar de las sanciones de Estados Unidos

0 236

Cuba ha movilizado a su cuerpo médico en todo el mundo para distribuir una nueva “droga maravillosa” que los funcionarios dicen que es capaz de tratar el nuevo coronavirus a pesar de las estrictas sanciones de Estados Unidos que continúan presionando a la isla dirigida por los comunistas.

El medicamento, llamado Interferón Alfa-2B Recombinante (IFNrec), fue desarrollado conjuntamente por científicos de Cuba y China (*), donde el brote de la enfermedad por coronavirus COVID-19 surgió por primera vez a fines del año pasado. Ya activas en China desde enero, las Brigadas Médicas Cubanas comenzaron a desplegarse en docenas de naciones, proporcionando personal y productos como su nuevo medicamento antiviral para combatir la enfermedad que ha superado los 400,000 casos confirmados en todo el mundo. Hasta el martes, más de 100,000 personas se han recuperado de la infección y más de 18,000 han muerto.

Cuba utilizó por primera vez técnicas avanzadas de interferón para tratar la fiebre del dengue en la década de 1980 y luego encontró éxito en su uso para combatir el VIH, el virus del papiloma humano, la hepatitis B, la hepatitis C y otras enfermedades. El uso del Interferón Alfa-2B Recombinante “previene el agravamiento y las complicaciones en pacientes que alcanzan esa etapa que en última instancia pueden provocar la muerte”, dijo el experto cubano en biotecnología Luis Herrera Martínez, según un reciente artículo de Yale University Press Blog escrito por Helen Yaffe de la Universidad de Glasgow. Yaffe llamó al tratamiento un “medicamento maravilloso” potencial contra el nuevo coronavirus.

Yaffe, quien recientemente escribió un libro sobre la experiencia económica post-soviética de Cuba titulado We Are Cuba! , dijo a Newsweek que sabía de al menos 15 países que se habían puesto en contacto con Cuba para solicitar el medicamento, junto con “alcaldes locales y directores de hospitales que están ansiosos por hacerse con el antiviral cubano para enfrentar la crisis”. El interferón alfa-2B recombinante no ha sido aprobado para tratar COVID-19, pero ha demostrado su eficacia contra virus similares.

Ha sido seleccionado junto con otros 30 medicamentos para tratar COVID-19 por la Comisión Nacional de Salud de China. La Organización Mundial de la Salud estudiará el interferón beta, junto con otros tres medicamentos, para determinar su efectividad contra el nuevo coronavirus.

Sin embargo, los ambiciosos esfuerzos antipandémicos de Cuba se ven obstaculizados por las sanciones estadounidenses de décadas que un funcionario cubano describió a Newsweek como “el principal obstáculo no solo para responder a grandes crisis de salud como COVID-19, sino el principal obstáculo para el desarrollo del país en cualquier área “.

“El levantamiento del bloqueo contra Cuba tendría un impacto extraordinariamente positivo en Cuba y principalmente en el sector de la salud, que ha sido una de las áreas más dañadas desde el establecimiento del bloqueo hace casi 60 años con más de 3.000 millones de pérdidas económicas. “, agregó el funcionario.

El Departamento de Estado ha dicho en declaraciones recientes que ofrecerá asistencia a los países sancionados que enfrentan este nuevo coronavirus, mencionando repetidamente a Irán y Corea del Norte, pero no a Cuba. El Secretario de Estado Mike Pompeo, sin embargo, destacó el país junto con varios otros a principios de este mes mientras discutía los Informes Anuales de País sobre Prácticas de Derechos Humanos que atacaron a Cuba por su sistema de partido único, encarcelamiento de prisioneros políticos y otros abusos reportados por Estados Unidos.

“La raíz de las sanciones de Estados Unidos es la realidad de que el régimen de Castro usa sus recursos financieros para abusar del pueblo cubano y ejercer una influencia maligna en toda la región, especialmente en Venezuela. Esa realidad básica debe cambiar antes de que cualquier reducción de las sanciones sea discutido “, dijo un portavoz del Departamento de Estado a Newsweek .

“Además, el Departamento de Estado de EE. UU. ha documentado indicadores de trata de personas en las misiones médicas en el extranjero de Cuba cada año desde el Informe de trata de personas (TIP) de 2010, incluidos, más recientemente, los incluidos en el Informe TIP de 2019”, agregó el portavoz. “Instamos a los gobiernos de los países anfitriones a examinar las prácticas que rodean a estos programas e investigar de manera proactiva los acuerdos contractuales asociados con las misiones médicas de Cuba en sus países”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba rechaza regularmente tales acusaciones, argumentando que el bloqueo de Washington fue, en cambio, la verdadera violación del derecho internacional y destacando las contribuciones humanitarias de La Habana.

“A pesar del bloqueo, los médicos cubanos trabajan en 59 países de todo el mundo, 37 de los cuales han confirmado casos de COVID-19”, dijo a Newsweek un funcionario cubano .

Estos países incluyen países de América Latina y el Caribe como Granada, Jamaica, Nicaragua, Surinam y Venezuela, pero también Italia, que ha sido testigo del brote de COVID-19 más mortal hasta la fecha. La enfermedad aún no tiene una verdadera vacuna o cura, pero La Habana esperaba demostrar su capacidad para al menos aliviar las crisis de salud a escala internacional.

“Además, el mundo puede contar con más de 29,000 médicos que se graduaron en Cuba y que, luego de su entrenamiento en la Escuela Latinoamericana de Medicina y otras facultades cubanas, harán todo lo que esté en su poder para combatir COVID-19”, dijo el funcionario. dijo.

En casa, la experiencia de Cuba con COVID-19 ha sido relativamente leve. Hasta el martes, el país de aproximadamente 11,5 millones de personas ha registrado 40 casos y una sola muerte, según el Ministerio de Salud Pública de Cuba.

El sector de la salud cubana está altamente desarrollado, una prioridad de la revolución de Fidel Castro de mediados del siglo XX, que colocó a la isla en el centro de atención de la geopolítica de la Guerra Fría. “La salud es un tema de suma importancia para Cuba, por eso defendemos el derecho de todos los seres humanos a recibir atención médica de calidad”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba en un comunicado enviado a Newsweek . “Por lo tanto, la solidaridad es un principio defendido por Cuba y nuestro pueblo durante más de 60 años de Revolución”.

Yaffe explicó a Newsweek que “una pequeña isla caribeña, subdesarrollada por siglos de colonialismo e imperialismo, y sujeta a sanciones punitivas y extraterritoriales por parte de Estados Unidos durante 60 años, tiene mucho que ofrecer al mundo”.

“Después de la Revolución de 1959, el estado socialista de Cuba desarrolló un sistema de salud universal y gratuito, que logró más médicos por persona que cualquier otro país del mundo. Esto se ha visto facilitado por el acceso gratuito y universal a la educación en todos los niveles”, dijo. “Los beneficios se distribuyen a nivel mundial; unos 400,000 profesionales médicos cubanos han trabajado en el extranjero en seis décadas, principalmente en países pobres, brindando atención médica gratuita en el punto de entrega”.

Antes de embarcarse en el extranjero en lo que se conoce oficialmente como “misiones de colaboración”, 400 médicos y especialistas cubanos se están preparando para sus misiones capacitándose en el Instituto Nacional de Medicina Tropical Pedro Kouri, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba. El instituto con sede en La Habana ha sido designado un centro de salud para el tratamiento de casos confirmados de COVID-19, aunque hasta ahora había pocos.

Estados Unidos, por otro lado, se convertirá en el país más afectado por el coronavirus. Los casos de COVID-19 solo en el estado de Nueva York superaron los 20,000 el martes, y se dice que los nuevos casos se duplican a un ritmo de cada tres días. Estados Unidos ha reportado 46,158 casos confirmados, 583 de los cuales murieron y 35 de los cuales se recuperaron hasta el martes.

Ese mismo día, la Armada anunció que un marinero dio positivo por COVID-19 mientras estaba estacionado en la Bahía de Guantánamo, la base militar de los EE. UU.

La administración del presidente Donald Trump ha buscado ayuda de la comunidad internacional para combatir la enfermedad. Según los informes, los funcionarios del Departamento de Estado han pedido a los receptores de ayuda extranjera que proporcionen suministros médicos críticos, y el propio presidente hizo un llamamiento a su contraparte de Corea del Sur para obtener ventiladores, según una lectura de su llamada de 23 minutos publicada el martes por la Casa Azul.

Washington ha rechazado previamente las ofertas de La Habana para ayudar durante emergencias nacionales como el huracán Katrina, que devastó la ciudad de Nueva Orleans y sus alrededores en 2005. El funcionario cubano dijo a Newsweek que, hasta el lunes, “no se ha recibido ninguna solicitud oficial de ayuda”. de los Estados Unidos en medio de la crisis actual.

Tampoco hubo signos de alivio de las sanciones a pesar de las súplicas urgentes del martes por parte de altos funcionarios de las Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un alto el fuego global, así como la eliminación de todas las barreras y restricciones comerciales internacionales para frenar conjuntamente la rápida propagación de COVID-19. La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió específicamente que se levanten las sanciones contra Cuba, Corea del Norte, Zimbabwe y Venezuela.

“La mayoría de estos estados tienen sistemas de salud frágiles o débiles. El progreso en la defensa de los derechos humanos es esencial para mejorar esos sistemas, pero los obstáculos a la importación de suministros médicos vitales, incluido el incumplimiento excesivo de las sanciones por parte de los bancos, crearán daños duraderos. a las comunidades vulnerables “, decía la declaración de Bachelet. “Las poblaciones en estos países no son de ninguna manera responsables de las políticas que son objeto de sanciones, y en diversos grados ya han estado viviendo en una situación precaria durante períodos prolongados”.

Tras un floreciente detente bajo la administración del ex presidente Barack Obama en 2015, Trump ha ampliado las restricciones económicas contra Cuba. Washington ha buscado durante mucho tiempo un cambio de régimen en La Habana, pero ahora luchó para derrocar a otro gobierno izquierdista, incluido en la lista negra de Estados Unidos, en Caracas, donde el asediado presidente venezolano Nicolás Maduro continúa recibiendo el apoyo de funcionarios cubanos a pesar de las estrictas sanciones de Trump en ambos países desde 2017.

“En los meses previos a la pandemia de COVID-19, los cubanos ya experimentaban escasez de petróleo y productos básicos, como jabones y alimentos, debido al endurecimiento del bloqueo de Estados Unidos”, dijo Yaffe a Newsweek . “También sufrían la escasez de algunos de los insumos necesarios para su industria biotecnológica líder mundial”.

“Esto a pesar del hecho de que casi todos los países del mundo condenan el bloqueo estadounidense (unilateral y extraterritorial), evidenciado por el voto de la Asamblea General de la ONU durante 28 años consecutivos”, agregó. “Ahora es el momento de exigir el fin de las sanciones que impiden que Cuba tenga acceso a los recursos que necesita para combatir esta pandemia mortal, tanto para su propia población como para los beneficiarios globales del internacionalismo médico cubano”.