Actualizado 18 / 06 / 2019

buscar en guerrillero

Facebook Twitter Twitter Youtube  Rss 

23ºC
32ºC
Estado del tiempo en Pinar del Río

Una isla diversa

Una isla diversa

“Cuba es un gran ajiaco”, así sentenció el antropólogo, jurista, arqueólogo y periodista, estudioso de las raíces histórico-culturales afrocubanas, Fernando Ortiz; y la religión no escapa a ello.

En la isla conviven una gran variedad de religiones sincréticas de origen cultural, provenientes en gran parte de África.

Ese llamado sincretismo religioso, se basa en la unión de varias creencias y culturas, que en su mayoría nacieron a partir de las religiones africanas y el catolicismo español.

Con la llegada a Cuba de los esclavos traídos de África se inicia este fenómeno cultural que se mantiene hasta nuestros días y ya forma parte de nuestra identidad.

El cubano bebió de las raíces etnoculturales y de ellas heredó concepciones, preferencias y modos de comportamiento, a través de un complejo proceso de transculturación.

También fuimos influenciados por las culturas asiáticas, europeas y norteamericanas.

Ello hace que el campo religioso cubano sea complejo, heterogéneo y sobre todo se ha caracterizado por ser espontáneo y popular.

En su libro “Los Negros Brujos”, publicado en 1906, Fernando Ortiz explica: “De África se importaron instrumentos musicales, adornos y modas de indumentaria [...] buena parte de nuestro folklore, fiestas como las comparsas del histórico día de reyes y otras carnavalescas, los velorios, ciertas aves como la gallina guinea [...] una contribución notable a la jerga popular”.

Y es que todo ello es el cubano. Una mezcla de diversas culturas y creencias que conformaron lo que somos hoy. Esencia que supo definir muy bien Ortiz por el año 1940: “(...) pocos países habrá como el cubano, donde en un espacio tan reducido, en un tiempo tan breve y en concurrencias inmigratorias tan constantes y caudalosas, se hayan cruzado razas más dispares y donde sus abrazos amorosos hayan sido más frecuentes, más complejos, más tolerados y más augurales de una paz universal de las sangres, no de una llamada «raza cósmica», que es pura paradoja, sino de una posible deseable y futura desracialización de la humanidad”.

Foto: Jaliosky AjeteFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Una isla diversaFoto: Jaliosky Ajete

Sobre el Autor

Dayelín Machín Martínez

Dayelín Machín Martínez

Licenciada en Periodismo en la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca de Pinar del Río, Cuba

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Red 2.0

Aplicación móvil
Extensión para su navegador

Periódico Guerrillero