Matahambre: entre fútbol y béisbol

0 135

Por tradición, Minas de Matahambre ha sido un poblado caracteriza-do por un impresionante desarrollo deportivo, con el béisbol como el símbolo principal de la historia de este movimiento atlético, que alcanzó su clímax allá por los lejanos años ´80.

Aunque con la pérdida o deterioro de áreas deportivas y la escasez de entrena-dores, se ha estrechado el diapasón en esa localidad y muchas de las modalidades practicadas en el pasado hoy son solo recuerdos, como los casos del voleibol, judo o el balonmano, a pesar de que este último se está tratando de rescatar en la actualidad.

Para José Luis Timirao García, director municipal de Deportes, la principal causa del retroceso experimentado en los resultados es la poca fuerza técnica existente, aspecto que golpea a todo el territorio minero; incluso, esto llevó a afectar la categoría del combinado de la cabecera.

Timirao García agrega que otra disyuntiva es que hay deportes que no tienen un área específica para su práctica. Por ejemplo, el baloncesto y el bádminton coinciden en la cancha del seminternado Isidoro García, de Matahambre, y esto provoca que el básquet tenga que jugarse en un solo aro.

El propio directivo añade que la cancha del pozo Dos, perteneciente al Combinado Deportivo, no tiene hoy las condiciones técnicas necesarias para ser sede del entrenamiento del baloncesto; también está el balonmano, cuyo local, ubicado en el reparto Vietnam Heroico, no posee cerca perimetral y ello ha causado trastornos para su utilización.

Además, plantea que otro de los reclamos de la familia deportiva en Minas es la cancha de voleibol, una modalidad muy popular y con un pasado de triunfos, que en la actualidad es imposible de practicar en su espacio de antaño, pues colapsó una alcantarilla soterrada debajo de esta área deportiva. El funcionario explica que hace falta un proceso inversionista en este caso, ya que la cancha hay que hacerla nueva.

Asimismo, el estadio Ramón González Coro muestra una situación preocupante, causada por la convivencia del fútbol y la pelota, lo que ha dañado las condiciones de esta instalación, originalmente creada para el béisbol.

Sin embargo, algunas mejoras se evidenciaron en los últimos años como la malla de las gradas del referido estadio, algo que era imprescindible para la seguridad del público en torneos de primera y segunda categorías; se rehabilitaron oficinas de la Dirección Municipal y se le puso el techo nuevo al área de ajedrez.

No obstante, 21 atletas pertenecientes a este Combinado Deportivo han participado en eventos pioneriles provinciales durante este curso, con siete en béisbol, cuatro en bádminton y siete en balonmano; a esto se suma que el taekwondo, un deporte con masividad y fortaleza en Matahambre, no había competido al momento de redactar estas líneas.

EL FÚTBOL TAMBIÉN SIRVE PARA HOMENAJEAR

El fútbol es, junto a la pelota, el deporte de mayor popularidad en Minas. Poco a poco se hizo de un espacio en el «González Coro» y desde inicios de este siglo es un deporte cotidiano en el poblado, con un número de practicantes que compite con los del llamado deporte nacional.

Dos copas se desarrollan en la localidad como homenaje a jugadores desaparecidos físicamente. Estas llevan por nombre Luis Isaak Hernández León y Luis Manuel Moreno Gómez, quienes representaron al territorio en torneos municipales y provinciales.

Emilio Hernández Pérez, instructor de fútbol en Matahambre, asevera que fue una idea colectiva el desarrollar ambos eventos, porque es un justo y merecido tributo a estos dos miembros de la familia futbolística que ya no están.

«Una se realiza en marzo y la otra en septiembre. La Dirección Municipal de De-portes nos ayuda en la organización, pero los propios participantes y los familiares de los recordados aportan para desarrollar estas competiciones», enfatiza Pérez Hernández.

Expone que cuando hay copas, como popularmente se conocen ambos torneos in memóriam, el ambiente se transforma, es como una fiesta en el estadio. «Aquí vienen equipos de Pons, Santa Lucía y Sumidero; se entregan premios individuales y colectivos y hasta se creó un grupo en Facebook donde se publican y actualizan los resultados.

«El fútbol ha crecido mucho en la comunidad: en la categoría pioneril tenemos 32 alumnos inscritos, la mitad en perspectiva y la otra en iniciación, ya nos preparamos para el provincial 11-12», concluye el joven entrenador.

LA SEGUNDA CATEGORÍA MANTIENE VIVO EL BÉISBOL

Recientemente se inauguró el torneo de béisbol de segunda categoría en el municipio, con juegos los sábados y domingos y participación de tres representativos de Minas y uno de Santa Lucía, un torneo que vino a suplir el poco espectáculo que dio la Serie Provincial en esta localidad.

Sergio Pérez Morejón, mánager de los mineros en la última edición de la primera categoría, afirma que el desarrollo de esa lid dará fogueo a figuras jóvenes, la mayoría entre 18 y 23 años, algo que es fundamentar para mejorar en las diferentes cuestiones de un juego de pelota.

Informó que hay alrededor de 80 juga-dores de distintas edades en esta cita beisbolera, lo que evidencia la masividad de esta competición y que a pesar de los problemas en la transportación para los muchachos de Santa Lucía, se intentará jugar hasta mayo, cuando se determine el campeón en un play off entre los dos mejores equipos y que se decidirá cuando uno de los contendientes arribe a tres triunfos.