Más ciencia para la producción de alimentos

Con el propósito de vincular la ciencia y la innovación a la producción de alimentos para la soberanía alimentaria y la educación nutricional, se desarrolló en la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca (UPR) el taller de preparación de expertos y académicos, en el que participaron 60 docentes como asesores del programa Con más ciencia, junto a especialistas del Citma y el Ministerio de la Agricultura.

Como sistema de trabajo, está rectorado por el presidente de la República, y responde al llamado de buscar, en la actividad científica e innovadora, las respuestas a los grandes problemas pendientes de solución, no solo para aportar saberes sino también para enriquecer políticas y evaluar sus impactos, proyectando posibles transformaciones sucesivas.

Experiencias y resultados acumulados en áreas de las ciencias agropecuarias, económicas y sociales se incorporarán al sistema de trabajo del grupo coordinador provincial, que prioriza la producción de arroz, granos, viandas y hortalizas, cítricos y frutales, café y cacao, bioproductos de uso agrícola y medicamentos para uso veterinario, además de los programas de apicultura, alimento animal, porcino, avícola, ganadería bovina, acuicultura y pesca de plataforma y desarrollo de la industria láctea y cárnica.

Doctora en ciencias Marisela González Pérez

El desafío consiste en fomentar una gestión local de soberanía alimentaria, que transversalice los temas de género y demográfico, en sinergia con los Lineamientos de la Política Económica y Social, bases del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030 y Objetivos de Desarrollo Sostenible, según explicó la doctora en ciencias Marisela González Pérez, académica titular y profesora de la Universidad de Pinar del Río.

La contribución de los expertos y asesores, en diálogo con el saber acumulado por campesinos y productores locales, será el aporte de enfoques teóricos y metodologías para la producción y distribución de alimentos y, en el orden de la ideología, lograr que los trabajadores agropecuarios se sensibilicen más con las necesidades de su localidad, así como que las familias ganen en educación nutricional, para lo cual es preciso que patrones culturales sean desaprendidos.

Se sabe que los cambios que hoy necesita el país se deciden a nivel del municipio y en el tema de la producción de alimentos la batalla se gana solo cuando se concrete en la calidad y educación alimentarias, asunto que debe constar como prioridad en la gestión de gobierno de los territorios, en acomodo a las estrategias de la provincia y país.

En palabras de cierre, el doctor en ciencias Yorki Mayor Hernández, rector de la UPR, expuso sobre el rol de las universidades cubanas en los momentos que vivimos y el trabajo desarrollado por la de Pinar del Río, que cuenta hoy con reconocimiento nacional por la labor científica y comprometida de sus docentes.

Ante el nuevo reto, los asesores designados, aun con preocupaciones y dudas, dieron su apoyo incondicional, convencidos de que horas de estudio, diálogo técnico profesional y construcción colectiva están por venir, aun en el tiempo de merecidas vacaciones, pero Cuba y la calidad de vida de su gente es la razón precisa para dar otro paso, de gigante, en el camino.