Logo

Por los que saben querer

Foto: El Carabobeño

Foto: El Carabobeño

Toda persona al llegar a la adultez desea al menos tener un hijo, y al nacer lo prodiga con mimos, cuidados extremos y trata de darle una educación esmerada para que se prepare para la vida. Sin embargo, no todos pueden lograrlo, porque la triste realidad es que en las guerras que hacen precisamente esos adultos, es para matar, y los más vulnerables son los niños al sufrir el homicidio, el secuestro, la explotación y el abuso sexual, entre otros males de algunas sociedades.

Muchos de esos infantes también van a la guerra, al ser reclutados y convertidos en soldados, sin tener razón de causa. Otros son las víctimas del atropello, cuya inocencia es violentada por las mentes macabras que arrastran a unos al magnicidio y a otros a ser sacrificados.

Es por ello que el 19 de agosto de 1982, la Asamblea General de la ONU consternada ante el gran número de niños palestinos y libaneses que han sido y son víctimas inocentes de los actos de agresión de Israel, decidió conmemorar, en junio de cada año, el Día Internacional de los niños, víctimas inocentes de la agresión (Resolución ES-7/8), para proteger sus derechos.

En el mundo, unos 600 millones de niños viven en la pobreza y más de 27 000 menores de cinco años mueren cada día por causas evitables. Más de 250 millones de infantes trabajan extensas y agotadoras jornadas laborales, otros 130 millones no reciben siquiera educación elemental, casi seis millones padecen lesiones limitantes o han fallecido como consecuencia de las guerras. Entonces, no te has preguntado: dónde queda el amor profeso.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Más artículos de este autor

Guerrillero © Todos los derechos reservados.