Logo

Al Héroe Nacional de Cuba

José Martí, Héroe Nacional de Cuba

José Martí, Héroe Nacional de Cuba

Este 28 de enero se cumplen 165 años del natalicio de José Martí. Hoy y siempre le rendimos el homenaje merecido, porque nos enseñó la dignidad que nunca lo abandonó; nos enseñó amar y a defender al hombre humilde con la honradez y el respeto que se quiere, ofrendarnos por la Patria y así ser dignos. Por toda su entrega y sacrificios el pueblo cubano le rinde tributo.

Esta semblanza deja claro la luz de sus ideas que permitieron tal entrega por la justicia y el decoro: “Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el Cielo, que van por el aire dormidos engullendo mundos. Lo que quede de aldea en América ha de despertar. Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras. “No hay proa que taje una nube de ideas. Una idea enérgica, flameada a tiempo ante el mundo. Para, como la bandera mística del juicio final, a un escuadrón de acorazados. Los pueblos que no se conocen han de darse prisa para conocerse, como quienes van a pelear juntos. Los que se enseñan los puños, como hermanos celosos, que quieren los dos la misma tierra, o el de casa chica, que le tiene envidia al de casa mejor, han de encajar, de modo que sean una, las dos manos. (...) Las deudas del honor no las cobra el honrado en dinero, a tanto por la bofetada. Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; y los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”. Así está vigente el Maestro que nos enseñó a pensar en el fragor de la batalla para que no avasallen a la patria, a la América. Para que los engreídos no se crean amos de nuestros destinos, ni piensen que nos rendiremos ante su prepotencia y amenazas.

Sobre el Autor

Fermín Sánchez Bustamante

Fermín Sánchez Bustamante

Graduado del Instituto Superior Pedagógico en Pinar del Río, Cuba. Diplomado en Periodismo Internacional.

Más artículos de este autor

Guerrillero © Todos los derechos reservados.